La vida no es hoy... ni mañana... ni ayer... Es todo eso, unido en un continuo presente. La vida ES. ¿Todo? ¿Nada? Una forma de saberlo es abrir el corazón para aprender a vivirla.

Reiki




     Gracias por visitar esta página, comparto desde ella todo lo que me ha llegado y he aprendido en diversas fuentes. Todo lo que hay aquí lo he tomado prestado de diversos libros, de los apuntes de las clases a las que he asistido, de internet (imágenes)... solo he querido poner en estos apuntes un poco de mi energía y mi visión de Reiki. He seguido, por ejemplo, la forma de exponer de Aurelio, algunas notas de Virginia, de Octavio, de... Espero que os sean de utilidad. Si quereis profundizar más, aquí os dejo los libros de donde ha salido esta información. 

 Un abrazo

                              Mª Teresa Afán de Rivera Navas
                               Maestra de Reiki Usui



Bibliografía

- Reiki Essencial
Autora: Diane Stein
Editorial: Robin Book

- Libro completo de Reiki
Autor: José María Jiménez Solana
Editorial: Gaia ediciones

-Reiki
Manual del Terapeuta Profesional
Johnny De’ Carli
Editorial: EDAF

-Diversos apuntes de reiki de primer, segundo y tercer nivel, y de maestría.

-Reiki
Marcelo Losada
Editorial: LIBSA


- Despierta la energía curativa a través del Tao
Mantak Chia
-Curso completo de Reiki
Tanmaya Honervogt
Editorial EDAF


Tus zonas sagradas
Wayne W. Dyan

Reiki
Giuliana Lomazzi

Curso completo de Reiki
Lawrence Ellyard



Si quereis contactar conmigo, hacedlo a través del email: mateafdrina@gmail.com



Gracias a la Energía del Universo,
 Y a vosotras-os que habéis hecho posible que este sueño se realice.
Gracias por Creer y Crear este momento.
Gracias con todo mi corazón.

                                                                                                                                                                        

PRIMER NIVEL DE REIKI
                                                                  



“Como las estrellas, la bruma y la llama de una vela,
Los espejismos, las gotas de rocío y las burbujas de agua,
Como los sueños, el relámpago y las nubes,
Así consideraré todo lo existente.”

(Mikao Usui, 1865-1926)
                      

 

Historia del Reiki

                                                                                                     

        El Reiki, tal y como hoy lo conocemos, surgió a finales del siglo XIX, de la mano del 
Dr. Mikao Usui, que en aquellos tiempos residía en Kyoto, la antigua capital imperial de Japón.
         Mikao Usui nació el 15 de Agosto de 1865 en la aldea Taniai, actual Miyama cho. Tuvo tres hermanos: Sanya, Kuniji y Tsuru. Su familia pertenecía a la clase privilegiada. Eran Hatamoto samurai, guardias personales del shogun o señor feudal, y también miembros del clan Chiba, además de ser budistas Tendai (rama importante del budismo japonés)
          Mikao Usui se caso con Sadako Suzuki y tuvieron un hijo, Fuji, y una hija, Toshiko. Como todos los jóvenes de su clase tuvo una educación muy orientada al arte y una gran inclinación por la poesía, estudiando en un monasterio  Tendai. Fue monje laico. Al ordenarse monje le cambiaron su nombre por el de Gyoho, nombre secreto que no se puede usar hasta después de su muerte. En Japón le conocen por este nombre.
          Se dice que un día el Dr. Usui se preguntó si los milagros de sanación producidos por Jesús o el Buda histórico tras alcanzar la Iluminación se podían repetir de nuevo. Con esta idea en su mente visitó diversos templos y monasterios de Japón, interrogando a los monjes acerca de este sistema de sanación que se perdía en la historia de los tiempos, hasta encontrar un abad Zen que lo invita a quedarse en su monasterio. En este monasterio de Kyoto estudió durante varios años las escrituras budistas en japonés sin obtener resultado. Posteriormente aprendió chino para consultar los textos preexistentes a las traducciones en japonés, sin éxito. Después decidió aprender el sánscrito para leer los textos budistas originales que nunca habían sido traducidos.
         En el sutra tibetano del loto descubrió la descripción de este antiguo método curativo y sus fórmulas. Sin embargo, este acontecimiento intelectual  no le sirvió de gran ayuda. Sin desanimarse, el Dr. Usui le pidió consejo a su viejo amigo el abad, y éste le propuso retirarse al monte sagrado Kurama, a unos diecisiete kilómetros al norte de Kyoto. Era el año 1922 y Mikao Usui estaba decidido a encontrar aquello que estaba buscando. En el camino recogió 21 piedras blancas que le sirvieron como calendario, cada día sacaba una y la arrojaba lejos, y después cantaba, meditaba y leía los Sutras. Después de 21 días de ayuno y meditación, Usui vivió una poderosa experiencia espiritual. En la madrugada del último día de su retiro, al ir a arrojar la ultima piedra que le quedaba, se le manifestó una luz que golpeando su frente y penetrando fuertemente a través del tercer ojo, le deslumbró haciéndole penetrar  en el estado de supraconsciencia conocido como Satori. Cuando volvió a la consciencia normal vio que habían pasado varias horas.
         Durante este tiempo vio millones de pequeñas burbujas de todos los colores del arco iris y una inmensa luz blanca, así como también varios símbolos en Kanji japonés que brillaban con destellos dorados. De este modo se le manifestaron de forma asombrosa los símbolos del Reiki, rodeados de luz dorada, otorgándole el poder y el conocimiento práctico para utilizarlos. Por fin había encontrado el secreto de la curación natural. Supo que esto era la Energía Universal de Vida. Así nació el Sistema Usui de Sanación Natural. Después de la visión se sintió lleno de fuerza y de energía, y comenzó a descender de la montaña. Con las prisas se lastimó un pie, puso sus manos en el pie durante algunos minutos, y la sangre se detuvo y el dolor desapareció.
         Después de las primeras curaciones milagrosas, tras su regreso del monte sagrado, cura a su amigo el abad, quien posteriormente le aconsejó abrir en Kyoto un dispensario para indigentes y mendigos. Allí durante varios años se dedicó a la curación de los pobres. Por fin, observando que la gente una vez que había sanado su cuerpo, volvía a su antiguo modo de vida, sin cambiar su forma de ser, el Dr. Usui reconoce que sin encauzar la mente y el espíritu de sus pacientes no podía lograr curaciones duraderas y auténticas. Entonces decidió no darlo a quien no supiera valorarlo y comenzó a viajar por todo Japón, dedicando los últimos años de su vida a la enseñanza de este arte curativo e iniciando a otros a su método de curación natural y ancestral.
         La experiencia con los mendigos le llevó a establecer dos reglas y cinco principios.
        
            Las reglas son:
           -Reiki debe ser pedido por el paciente.
           -Debe existir una contraprestación. 


         Los cinco principios son:
-         Sólo por hoy no te preocupes
-         Sólo por hoy no te enojes
-         Sólo por hoy honra a tus padres, maestros y ancianos
-         Sólo por hoy gana tu vida honestamente
-         Sólo por hoy demuestra gratitud y respeta a todos los seres vivientes

         En Japón no se habla de reiki, sino de Usui-do, es decir, el camino de Usui. Enseñaba dando a sus alumnos un cuaderno con los cinco preceptos y los poemas del emperador Meiji. Su enseñanza se distinguió de la de los demás porque creo el método Reiju o ceremonia de Iniciación. En ella recuerda a sus alumnos su conexión espiritual y que el objetivo es alcanzar la plenitud. Nunca puso nombre al método que usaba, Usui-do se lo pusieron sus alumnos y en concreto el termino Reiki empezó a usarse en Occidente después de su muerte que se produjo por un derrame cerebral el 9 de Marzo de 1926.
El legado de Mikao Usui al mundo son sus enseñanzas. El deseaba que llegaran al pueblo para beneficio de todos. Se dice que inicio a 19 o 21 maestros, el  número es lo de menos, lo importante es que sus deseos se han cumplido hoy en día a través de los y las terapeutas y de las personas que lo practican a diario. Después de su muerte, uno de sus principales discípulos, el Dr. Hayashi, siguió su trabajo, creando diversas clínicas donde impartía y practicaba las enseñanzas recibidas. En 1935, Takata, una joven americana, llegó a la clínica de Tokio para recibir tratamiento por graves problemas de salud. Allí se cura y pide ser iniciada en lo que hasta entonces había estado reservado sólo a los hombres japoneses. Practicó junto con los demás terapeutas de la clínica, y absorbió la esencia del arte curativo del Dr. Usui. Takata obtuvo resultados asombrosos en todo el campo de la patología humana. Regresando a Hawai tras recibir el Segundo Grado de Reiki, abrió su propio centro de sanación. Durante una visita del Dr. Hayashi en Febrero de 1938, éste la inicia en la Maestría. En 1940 muere el Dr. Hayashi y antes proclama a la Sra. Takata como su sucesora. La Sra. Takata introdujo y difundió el Reiki en Occidente. Cuando murió, en 1980, había iniciado a 22 maestros. Hoy en día hay miles de maestros y maestras en todo el mundo.

Del antiguo diario de Hawayo Takata

        
         “En mi intento de escribir en pocas palabras este ensayo sobre el arte de la curación, trataré de ser más práctica que técnica, por que lo que voy a describir no está asociado con ningún ser material ni visible, no tiene forma ni nombre.
         Creo en la existencia de un Ser Supremo, el Infinito Absoluto, una fuerza dinámica que gobierna el mundo y el universo. Es un poder espiritual invisible que vibra. Hace que el resto de las fuerzas se tornen insignificantes a su lado y por ello es Absoluto.
         Este poder es insondable, inmensurable, y siendo una fuerza de vida universal, es incomprensible para el ser humano. Sin embargo, todos y cada uno de los seres vivos recibimos sus beneficios a diario, tanto estando despiertos como dormidos.
         Diferentes profesores y maestros lo llaman el Gran Espíritu, la Fuerza de Vida Universal, o la Energía de la Vida, porque cuando se aplica vitaliza el sistema entero, también le llaman Ola de Éter, porque alivia el dolor y nos hace entrar en un estado de profundo sopor como si estuviéramos bajo los efectos de una anestesia o bien Onda Cósmica, porque irradia sensaciones de regocijo y nos eleva a un estado de armonía.
Yo lo llamaré Reiki, porque lo estudié bajo esa denominación. Reiki son ondas que se transmiten de manera semejante a las ondas de radio. Se puede aplicar con éxito tanto localmente como a distancia, como la onda corta.
         Reiki no es electricidad, ni radio, ni Rayos X. Puede penetrar capas finas de seda, hilo, porcelana, plomo, madera o acero, porque viene del Gran Espíritu, del Infinito.
         No destruye tejidos delicados ni nervios, es absolutamente inocuo y por ello un tratamiento práctico y seguro. Debido a que es una emisión universal, este tratamiento beneficia a todo ser vivo, aves, animales, como así también a los seres humanos, ya sean niños, ancianos, pobres o ricos.
         Se debe aplicar y utilizar diariamente de forma preventiva. Dios nos dio este cuerpo, un lugar donde vivir y el pan de cada día. Fuimos puestos en este mundo con algún propósito y por ello debemos estar sanos y ser felices.
         Es el plan de Dios y El nos proporciona todo lo que necesitamos. Nos dio las manos para que las aplicáramos y curáramos, para que conservemos la salud física y el equilibrio mental, para que nos liberemos de la ignorancia y vivamos en un mundo iluminado, para  que vivamos en armonía con nosotros mismos y con los demás, para que amemos a todos los seres.
         Si aplicamos estas reglas diariamente, nuestro cuerpo responderá y todo lo que queramos y deseemos conseguir en este mundo: salud, felicidad… estará a nuestro alcance.
         Al ser una fuerza universal que proviene del Gran Espíritu Divino, pertenece a todas aquellas personas que buscan y desean aprender el arte de la curación.
         Reiki no conoce raza, credo ni edad. El estudiante encontrará su camino cuando esté preparado para aceptarlo. Le será mostrado. La iniciación es una ceremonia sagrada en la que se establece el contacto. Dado que tratamos con el Espíritu Divino no cabe error ni debemos dudar.
         Una vez establecido el primer contacto o iniciación, las manos irradian vibraciones al ponerse sobre la zona enferma, aliviando el dolor y deteniendo el sangrado de una herida abierta. Tus manos están listas y preparadas para curar enfermedades agudas y crónicas.
         En los casos agudos sólo son necesarios unos minutos de aplicación. En los casos crónicos el primer paso es encontrar la causa y sus efectos.
         No es necesario que el paciente se desvista completamente, pero es mejor aflojar cualquier  prenda apretada para que pueda relajarse, tumbado boca arriba en la camilla. Lo más importante es encontrar la causa de la enfermedad.
         Comienza el tratamiento por los ojos, senos frontales y nasales, glándula pituitaria. Sigue con las orejas, la garganta, la tiroides, el timo. Después trata el estómago, la vesícula biliar y el hígado, el páncreas y el plexo solar, el intestino delgado y el grueso. Luego los ovarios (en la mujer), la vejiga, el pecho y el corazón.
         Haz que el-la paciente se vuelva y trata la espalda, los pulmones, los nervios simpáticos, los riñones, el bazo y la próstata (en el hombre).
         Durante el tratamiento confía en tus manos. Escucha las vibraciones o la reacción. Si al paciente le duele algo, sentirás dolor en la punta de los dedos y en la palma de las manos. Lo mismo sucederá si el paciente tiene picor. Si el dolor es hondo y crónico, tú notarás latidos sordos, y si el dolor es agudo notarás punzadas superficiales.
         Tan pronto como el cuerpo responde al tratamiento desaparece el malestar agudo, pero la causa permanece. Investiga esa causa diariamente y con cada tratamiento verás mejoría.
         El tratamiento explicado anteriormente se llama tratamiento básico y    dura una hora o más, según las complicaciones y gravedad del caso.
         Al tratar todo el cuerpo en detalle, las manos se vuelven sensibles y pueden llegar a detectar la más ligera congestión interna, ya sea física o mental, aguda o crónica. Reiki es un tratamiento estrictamente incruento y sin medicación que hará que el cuerpo vuelva a la normalidad.
         En un periodo de cuatro días a tres semanas vemos grandes cambios en el cuerpo, todos los órganos internos y las glándulas comienzan a funcionar con mayor vigor y ritmo. Los jugos gástricos e empiezan a fluir de forma normal, los nervios congestionados se relajan, desaparecen las adherencias, el colon se activa, la materia fecal cae de las paredes intestinales y se expulsan gases.
         Las toxinas acumuladas durante años se eliminan a través de los poros produciéndose una transpiración pegajosa. Aumentan las deposiciones, que son oscuras y con un olor fuerte.
         La diuresis también aumenta, la orina es oscura como el té cargado y otras veces se torna blanca como harina batida en agua. Esto suele durar de cuatro a seis días. Sin embargo, hay pacientes que reaccionan con un solo tratamiento.
         Cuando esto ocurra, comprobarás que se está produciendo una rehabilitación general de los órganos intestinales. Tras esta depuración tan completa, el cuerpo se activa, los nervios entumecidos recuperan el sentido del tacto, aumenta el apetito, el sueño profundo se hace natural, los ojos chispean y la piel resplandece como la seda.
         Al renovarse la sangre y la circulación y restablecerse los nervios y las glándulas, se puede rejuvenecer de cinco a diez años. En este momento es muy importante lo que comes. Durante los tratamientos de salud de Reiki somos vegetarianos-as y comemos todo tipo de frutas de la estación
         La naturaleza nos provee con abundancia, pero no para que lo derrochemos. Comed con moderación, y con un sentimiento de gratitud para reconocer el Gran Espíritu que es el creador, el Todopoderoso que hace que las cosas crezcan, florezcan y den frutos. Sentaos a la mesa con pensamientos agradables y evitar en lo posible la leche, el azúcar blanco y las féculas si el paciente tiene el estómago delicado. Con la alimentación adecuada el paciente responde con más rapidez a los tratamientos.”



¿Qué es Reiki?

         El hombre y la mujer en Occidente se consideraban parte de la humanidad más como concepto racional que como sentimiento. Hoy en día y cada vez más vamos adquiriendo la conciencia de que formamos parte inseparable del conjunto de los seres vivos, que somos parte de un Universo en continua expansión y evolución, que cada ser es parte de una sustancia que, junto con la energía, llena y conforma la totalidad de lo existente. La energía que hay en el Universo, en los seres vivos o hasta en los mínimos objetos inanimados presentes en nuestra vida, no es diferente de la que actúa en el cuerpo humano.
La palabra reiki proviene de dos vocablos japoneses:
Rei= Aceptación, dejar entrar, según algunos y Energía del Universo según otros.
Ki= Energía. Energía vital
          El ser humano no es solo un cuerpo físico, también tiene mente, emociones y espíritu. El objetivo de reiki es sintonizar el ki individual con la energía del universo o rei, para alimentar adecuadamente con esta energía al cuerpo físico y, con el, la mente, las emociones y el espíritu.
           Reiki tiene dos vertientes o caminos. La primera es la más conocida: Reiki es un sistema de sanación por transmisión de energía. La segunda es cada vez más aceptada: Reiki es un sistema de crecimiento personal y espiritual, cuando se recibe un tratamiento o cuando nos iniciamos en alguno de sus niveles.
Existe una Energía Universal que impregna al Cosmos. Una de sus manifestaciones en una frecuencia de vibración más baja es la Energía Vital que anima a los seres vivos. Se ha conocido con diversos nombres: Prana (en India), Chi, Qui o Ki (en China). Sea cual sea el nombre que se le de, esta fuente de vida contiene todo lo necesario para restaurar el equilibrio  en la vida física y psíquica, no solo del ser humano sino de todo lo que tiene vida en nuestro planeta y en el universo.
         En esta energía existen dos polaridades: Yin (parte interna, femenina) y Yang (parte externa, masculina). Estos conceptos no son absolutos, son “con respecto a…”. Todo ser tiene yin y yang, todo ser tiene esas actitudes: femeninas y masculinas, dentro. Todo se mueve. Del equilibrio entre ambas polaridades surge la armonía física, mental y universal.
         El Ki del cielo es yin, es liviano y trae información estructurada y organizada, puede llegar a ser nuestro principal aporte de energía cuando desarrollamos suficientemente nuestra sensibilidad. El ki de la tierra es yang, su información es escasa, pero es fuerza, es tremendamente poderoso. Es el responsable de nuestro enraizamiento.
         El Ki tiene propiedades nutritivas. Posee, también, la fuerza de reorganización celular y molecular, procurando a las estructuras atómicas una tendencia a la reorganización, el equilibrio y la armonía.
          El Ki es la Vida.
         El Ki mediante diversas técnicas puede enviarse a la parte del cuerpo que deseemos ya que siempre sigue a la mente que ordena el lugar de destino.
         La espiritualidad ayuda a la conexión con la Energía Universal. Cuando perdemos esta conexión se produce un trastorno energético que puede derivar en problemas de salud. Cuando estamos conectados-as con la fuente de Energía Universal, sentimos una sensación de plenitud.
         Aumentando nuestro nivel de energía (con Reiki, por ejemplo) el espíritu crece y nos produce sensación de plenitud, que nos aporta salud física y psíquica, produciendo una sensación de expansión amorosa al conectar con la fuente de la Energía Universal.
         Reiki es Luz, aporta Energía y Amor a nuestra estructura energética. De este aporte se deducen dos resultados: uno curativo y otro de expansión de la conciencia, conectando con nuestro Yo superior.
         Con todo lo visto se deduce que Reiki es un sistema de sanación y equilibrado energético que nos une con un estamento espiritual superior.
         Reiki llega a todas las partes del cuerpo, actuando sobre los bloqueos energéticos, equilibrando nuestro sistema energético.
         Reiki nos ayuda a tener una nueva visión de la vida con sus cinco principios. Si incorporamos éstos a nuestro actuar diario, cambiará nuestra actitud ante la vida haciéndonos más fuertes, más equilibrados-as.
         Reiki actúa sobre nuestro cuerpo físico, equilibrando la energía y la armonía de todas las células del cuerpo.
         En un plano más sutil, Reiki actúa sobre nuestras emociones, sentimientos y espíritu, logrando la armonía en su integridad.
         Para usar Reiki no es necesaria alguna condición especial: puede practicarlo cualquier persona, pero el poder de canalización de Reiki es mayor si nuestro cuerpo físico está limpio, fuerte, sano y sereno, si permanecemos en calma y cuidamos nuestro silencio interno.
         Reiki es un sistema natural de curación, no es una religión o secta de alguna religión. Reiki es anterior a todas ellas y a cualquier filosofía.
         Reiki actúa en el-la paciente a través de su Yo superior. Nuestra única intención ha de ser canalizar Reiki para que llegue al paciente (incluyéndonos  a  nosotros-as mismos-as cuando hacemos auto tratamiento). El Yo superior sabe que ha de hacer con esa energía que recibe. Reiki siempre actúa en beneficio del paciente. La sanación Reiki se dirige al Ser en su globalidad.
           El Reiki es conectar con la armonía del Universo, con la inteligencia creadora que hay detrás de todo lo creado. Es la luz que reequilibra, distiende, relaja, ayuda a la sanacion y a la autosanacion, da comprensión, protege, nos libera de miedos y nos acoge.
          El reiki es la fuerza que hace surgir todas las cosas de la sombra y del sueño para que despierten a la conciencia de si mismas.
         Antes de hacer Reiki nuestra actitud ha de ser serena, por lo que si nuestro estado emocional está alterado, dedicaremos unos minutos a serenar nuestro espíritu. Si no lo conseguimos es mejor aplazar la sesión de Reiki.


¿Qué es la iniciación de Reiki?

         Es un acto por el cual el Maestro-a de Reiki abre el canal energético, eliminando bloqueos, para que la Energía Universal pueda fluir libremente por él. Consigue esto insertando unos símbolos en el aura del alumno-a. Para poder insertar estos símbolos la persona que lo hace debe tener en su aura los símbolos de la maestría.
         En el primer nivel de Reiki se liberan los bloqueos energéticos existentes entre el cuarto y séptimo chakra, así como los bloqueos entre el cuarto y los chakras de las manos. Así permitimos que la Energía Universal penetre por nuestro chakra corona y descendiendo hasta el chakra corazón pueda llegar a las manos, por donde trasmitimos la Energía a otra persona o a nosotros-as mismos-as.
         Este canal queda abierto para toda la vida, aunque no vuelvas a practicar Reiki.
         Con la iniciación de Reiki 1, se produce en el cuerpo del alumno-a una reestructuración energética, elevando la frecuencia vibratoria de todas las células, lo que provoca una desintoxicación, con la consiguiente eliminación de toxinas a través de la orina, etc. Este proceso dura alrededor de tres semanas, en las que haremos auto tratamiento de Reiki diariamente y procuraremos ayudar a esta desintoxicación bebiendo bastante agua y con una dieta lo más vegetariana posible. Al mismo tiempo evitaremos el consumo de drogas, alcohol, tabaco, etc.
         A nivel físico podemos encontrar en estas tres semanas signos que nos indican que la desintoxicación se está produciendo. Signos como erupciones cutáneas, micciones más oscuras o con un olor más fuerte, defecaciones más abundantes, llagas,   etc. Si se tiene alguna enfermedad, dolor o lesión, es posible que se recrudezca en estos días: forma parte de la crisis de sanación.
         A nivel emocional se produce un desbloqueo energético debido a la asimilación de la nueva frecuencia vibratoria de todo el cuerpo, pudiéndose producir la eliminación de fobias, miedos o bien sueños, regresiones espontáneas etc. o un cambio de actitud ante la vida.


Usos de Reiki



         Reiki puede utilizarse con cualquier objeto material ya que la energía entra en el campo energético actuando sobre él.
         Reiki actúa tendiendo a buscar el equilibrio del ser vivo u objeto que estamos tratando.
         Podemos utilizar Reiki con las plantas, animales, alimentos (ayuda a su mejor digestión y asimilación), agua, medicamentos (los hace más compatibles con nuestro campo energético, potenciando sus cualidades y reduciendo los efectos secundarios), máquinas, viviendas, etc.
         Los principales usos de Reiki son la sanación y el equilibrio interno. Reiki acelera el proceso de curación, por lo que es conveniente que el-la paciente esté en contacto con su médico-a habitual, por si fuera necesaria la restricción de medicamentos. Cuando el-la paciente siga otros tratamientos, oficiales o alternativos, el uso de Reiki se hará como complemento a éstos: nunca invitaremos al paciente a abandonar los tratamientos que siga.


Vacíate y estarás lleno. 

Utiliza la luz para mirar dentro de ti.

Un viaje de mil millas empieza con un paso. LAO TSE

 

Principios de Reiki


          Las dos reglas principales del Reiki derivan de la actitud que debe tener toda persona que desee la curación.
          -   Debe ser pedido por el-la paciente. El-la paciente debe haber interiorizado la idea de que su curación es responsabilidad suya, por lo que ha de tener la conciencia y la voluntad  de realizar en el-ella el cambio profundo hacia la sanacion y que esta actitud le conduzca a tomar parte activa en ese cambio.
           - Debe existir una contraprestación.
Para que los beneficios  de la transmision Reiki sean apreciados  por el-la receptor-a, es aconsejable un intercamio de energia, no necesariamente debe ser dinero.                            
 Por lo que se refiere a los tratamientos, es necesario recalcar que se pide ese pago por el tiempo empleado, nunca por la energía dada. El reiki es una energía a disposición de todos los seres, nadie la posee. El que la da, solo es un canal de esa energía.
          Con estas dos reglas conseguimos que el paciente valore el tratamiento que está recibiendo.

         Los cinco principios son:



-         Sólo por hoy no te preocupes.
-         Sólo por hoy no te irrites
-         Sólo por hoy sé amable con todos los que te rodean y respeta a todo ser viviente.
-         Sólo por hoy realiza tu trabajo honradamente
-         Sólo por hoy agradece todos los dones de tu vida.

Estos principios son pautas de comportamiento que debemos incorporar a nuestra vida. Son una mezcla de ideal y objetivo que hacemos realidad en el momento en que los pronunciamos. Conseguiremos con ellos ser más felices, más fuertes, más libres, y hacer realidad nuestro camino.
         El “sólo por hoy” indica la conciencia del aquí y el ahora, del presente, ayudándonos a olvidar las situaciones del pasado. El ser consciente del aquí y ahora implica que no debemos tener remordimientos por el pasado, comprendiendo que lo que hicimos en el fue lo que debíamos hacer en ese momento y en vez de culparnos, agradecer la lección aprendida. También implica que nos olvidamos del futuro, por que las situaciones que nos esperan son aquellas por las que debemos pasar para seguir creciendo a nivel humano y espiritual. Por ello, agradezcamos cada situación y sigamos nuestro camino con aceptación, paz y amor.
        


Sólo por hoy no te preocupes

         Pre-ocuparse= Ocuparse antes de que algo ocurra. Es vivir en el futuro, frustrarse.
          La preocupación implica miedo a una situación o a un futuro. El miedo no es malo en sí mismo ya que nos mantiene alertas ante el peligro y nos acompaña en el camino de crecimiento al afrontar riesgos para seguir avanzando.
         Cuando te sientas preocupado-a, analiza esa situación, desmenúzala hasta comprenderla pregúntate si tiene algo que enseñarte, vívela sin miedo, con atención, dejando que fluya.
         La preocupación parte de nuestra subjetividad. Intenta analizarla como algo que está fuera de ti y verás que no tiene tanta importancia.
         A nivel físico el miedo provoca una descarga de adrenalina que alerta a nuestro organismo. Si la preocupación la mantenemos en el tiempo esa adrenalina estará segregándose continuamente y puede afectar, por exceso, a nuestro sistema inmunológico, haciéndonos proclives a contraer diversas enfermedades. Nos daña el bazo.
         Recuerda que la mayor parte de las veces nos preocupamos por cosas que seguramente no van a ocurrir


      Sólo por hoy no te irrites


      La irritación viene provocada por la cólera, la ira, rabia, etc. Éstas, a su vez, provienen de la imposibilidad de controlar todo a nuestro alrededor.
         Analiza el motivo de la irritación, del enfado, casi siempre que  encontramos la causa de un problema, éste desaparece de forma instantánea.
          El enfado afecta en el cuerpo físico al hígado y la vesícula biliar, los deteriora y pone al cuerpo en un estado de stress que hace que disminuya su rendimiento.
         No culpes a otras personas, ni busques los motivos de tu ira en causas externas a ti. Busca siempre en tu interior. La causa original siempre esta dentro de  nosotros-as.

         Sólo por hoy sé amable con todos los que te rodean y respeta a todo ser viviente

         Todo lo que existe ha sido creado por la Energía Universal y es Energía Universal.
         Si asumimos este principio el siguiente paso es respetar  todo lo creado ya que todos-as venimos del mismo principio y todos-as tenemos la misma esencia. Cada ser vivo forma parte de un Todo que es Uno.
         Si respetamos y somos amables, estamos enviando energía amorosa, que nos será devuelta por todo nuestro entorno, y nos sentiremos arropados y protegidos en todo momento.
         El primer paso es quererte y respetarte a ti mismo-a
         Somos aquello que creemos que somos: si quieres ser un SER de LUZ, créelo y habrás dado el primer paso para convertirte en un SER de LUZ.
         Las autocríticas, el autodesprecio, nos producen insatisfacción, infelicidad, infravaloración.
         Eres un ser humano que camina en busca de la luz, tienes derecho a equivocarte: levántate cada vez que tropieces y continúa caminando. Cada persona física tiene en su interior un ser de luz, acércate a el con respeto y con amor.


         Sólo por hoy realiza tu trabajo honradamente

         El trabajo es una parte fundamental de tu vida, donde gastas mucha energía.
         Debes trabajar en aquello que te gusta y, si no puedes, debes cambiar tu actitud hacia tu trabajo habitual, convirtiéndolo en algo digno de tu aprecio y tu amor.
         No hay trabajos mejores o peores; lo que les da más o menos valor es lo que piensas sobre ellos.
         Cuando amamos aquello que hacemos lo realizamos con dignidad y con honestidad.
         Hay un proverbio Zen que dice: “antes de la Iluminación, cortar madera y llevar agua. Después de la Iluminación, cortar madera y llevar agua”.


         Sólo por hoy agradece todos los dones de tu vida

         Si eres agradecido-a seguirás recibiendo. Este es un principio universal que todas las religiones han asumido.
         Si das las gracias por lo que tienes, estás en disposición de seguir recibiendo y, por supuesto, estás satisfecho-a con lo que tienes y con tu vida. Si estás más pendiente de lo que te falta entraremos en un proceso de frustración, insatisfacción, envidia, etc, que lo único que hace es restarnos energía.
          Interioriza esta realidad y tenla siempre presente: Tu eres un ser único, universal y divino, y tienes tanto derecho a la abundancia universal como cualquier otro.
         Da las gracias por aquello que tienes y disfrutas. Hay motivos suficientes para estar agradecidos a la Vida.
         Recuerda que no es más feliz la persona que más tiene, si no la que menos necesita.


Consejos:

-         Lavarse las manos antes de comenzar una sesión
-         Lavarse las manos después de una sesión
-         Procura mantener la espalda en su posición correcta
-         Las manos se colocan suavemente, sin presión
-         Los dedos deben estar juntos
-         No se cruzan las piernas, ni las del paciente ni las del terapeuta
-         No perder el contacto. No levantamos las dos manos al mismo tiempo
-         Si es posible, realizar la sesión descalzos
-         Siempre que puedas haz un tratamiento completo.
-         Cada posición la trabajamos, aproximadamente, 3 minutos.
-         Después de un tratamiento completo podemos trabajar la zona afectada de 10 a 20 minutos.
-         Reiki traspasa ropa, yesos, etc.
-         Haz un tratamiento mínimo de 4 días
-         No te preocupes si no sientes alguna sensación: Reiki está ahí y en cada persona se manifiesta de forma distinta
-         Reiki nunca perjudica, apoya el proceso natural de curación
-         Cuanto más utilizas Reiki más fuerte se vuelve.
-         Confía en tu intuición en los tratamientos Reiki
-         Cuando trabajes con un diabético haz que se controle el nivel de azúcar en sangre ya que puede haber variaciones bruscas.
-   Beber mucho durante el tratamiento para ayudar a la desintoxicación.
 
Tratamiento

         Antes de comenzar el tratamiento haremos una invocación solicitando la ayuda de  nuestros guías de Reiki. Pediremos permiso para hacer Reiki y daremos gracias por tener esta posibilidad. Explicaremos brevemente y de forma sencilla como funciona el Reiki
         Una vez que hemos comenzado la sesión, la energía fluirá por nuestro cuerpo y manos hacia el paciente. Podemos concentrarnos en las sensaciones que produce o podemos hablar y escuchar al paciente, si éste necesita hablar. Durante la sesión de Reiki el paciente puede relajarse, incluso dormirse, o puede tener necesidad de comentar aquello que está sintiendo. Nosotros-as  estamos para ayudarle en su proceso, en la medida en que nos necesite.
         Reiki fluye mejor cuando el cuerpo está relajado, por lo que nuestra posición y la del paciente han de ser lo más relajadas posibles. Debemos ser conscientes de nuestro cuerpo y si notamos cualquier rigidez relajarla enseguida.
         Puede ser que el-la paciente tenga reacciones físicas, emocionales o mentales después del tratamiento. No hay por que preocuparse, forman parte de la crisis de sanación.
         El tratamiento puede hacerse sentado o tumbado. Cuando el-la paciente está tumbado trabajaremos más partes de su cuerpo, cuando está sentado-a trabajaremos los chakras. En posición tumbado-a estará primero en decúbito supino (boca arriba) y luego en decúbito prono (boca abajo).
         Nuestras manos pueden estar en contacto con el cuerpo del paciente o a una distancia entre 5 a 10 cms. Nuestros dedos deben estar unidos, incluso el dedo gordo.
         Cada posición la mantendremos unos 3 minutos aproximadamente, aunque es importante dejarse guiar por la intuición: ella nos llevará a los puntos donde más necesario es Reiki y nos indicará el tiempo necesario.
         Es importante crear un entorno seguro y tranquilo: desconectar el teléfono, que tanto el practicante como el-la paciente usen ropa cómoda, que no apriete, que antes de la sesión aflojemos cinturones, botones, etc. y que nos quitemos joyas, relojes, zapatos, etc. También le pediremos al paciente que no cruce brazos ni piernas, ya que Reiki fluye mejor cuando no están cruzados. Colocar una almohada bajo la cabeza y las rodillas del receptor-a si este lo solicita. Poner música suave y relajante o tratar en completo silencio. Tener a mano una manta y pañuelos de papel…
         Cuando terminemos la sesión de Reiki haremos un barrido del aura: a una distancia de 15 ó 20 cms. acariciaremos el aura desde la cabeza hasta el torso, y desde éste hasta los pies. El objeto es eliminar cualquier posibilidad de un exceso de energía. Dejaremos también que la persona descanse unos minutos al final del tratamiento y tendremos a mano un vaso de agua por si lo necesita.
         El tratamiento se realiza durante cuatro días seguidos. La siguientes sesiones las podemos hacer de forma intuitiva o podemos seguir un patrón como dos sesiones la semana siguiente, otras dos a la siguiente y continuar con una sesión semanal durante el tiempo que estimemos oportuno. Si el problema que tiene el-la paciente es crónico o grave podemos repetir el tratamiento de los cuatro días seguidos en la segunda semana.
         Puede recibirse Reiki todos los días. No es contraproducente, ya que  cuando el cuerpo está equilibrado y no necesita más energía, Reiki deja de fluir.
         Es necesario tener en cuenta las contraindicaciones.

Contraindicaciones:


         Cuando encontremos a una persona con infarto de miocardio es mejor no trabajar directamente sobre el corazón: deja que tu intuición te guíe.
         Si hay una fractura esperaremos a hacer Reiki hasta que la fractura haya sido intervenida y los huesos ensamblados, ya que Reiki hace que suelden más rápidamente.
         Durante una intervención quirúrgica mejor no utilizar Reiki, ya que puede reducirse el tiempo de la anestesia.
       Si encontramos una herida abierta, por higiene, haremos Reiki a una distancia de 5 ó 10 cms.

Posiciones de las manos

         Autotratamiento:
-         Manos en Chakra corona
-         Manos en Chakra del tercer ojo. La palma de la mano está sobre la cuenca del ojo
-         Manos en Chakra de la garganta
-         Manos en Chakra del corazón
-         Manos en Chakra del plexo solar
-         Manos en segundo Chakra
-         Manos en primer Chakra

Tratamiento rápido a un paciente
La posición ha de ser sentado o de pie.
         Trabajamos los Chakras, tanto por tórax y abdomen como por la espalda      (en aquellos chakras que los tengan)

Tratamiento completo a un paciente:
Cabeza
-         Manos en Chakra Corona
-         Manos sobre los oídos
-         Manos sobre los ojos
Tórax
-         Manos sobre los hombros
-         Manos en la garganta
-         Manos en forma de cruz sobre el pecho. Los dedos de una mano miran a la cabeza. Los dedos de la otra miran hacia un hombro
Abdomen
-         Manos sobre el bazo
-         Manos sobre el hígado
-         Manos sobre el ombligo
-         Manos sobre cadera izquierda
-         Manos sobre cadera derecha
Espalda
-         Manos en la nuca
-         Manos sobre parte superior de la espalda derecha (sobre la escápula)
-         Manos sobre parte superior de la espalda izquierda (sobre la escápula)
-         Manos sobre parte media de la espalda derecha
-         Manos sobre parte media de la espalda izquierda
-         Manos sobre parte superior de las nalgas derecha
-         Manos sobre parte superior de las nalgas izquierda
-         Manos en forma de cruz sobre el sacro. Los dedos de una mano mira a la cabeza; los dedos de la otra hacia una cadera.
Piernas
-         Manos sobre rodillas (en posición supino) y sobre hueco poplíteo (en posición prono)
-         Manos sobre empeine (supino) y sobre planta pie (prono)













“Si Dios no esta en tu corazón no podrás encontrarlo en ninguna otra parte del mundo” EVEN BOJAN




Escáner:

         Podemos averiguar la parte del cuerpo que necesita Reiki. Nos concentramos en lo que queremos: averiguar las zonas que necesitan Reiki. Pasamos nuestras manos por encima del paciente, a una distancia entre 5 a 15 cms.       
En aquellos lugares que estén desequilibrados energéticamente, notaremos un cambio que llamará nuestra atención: calor, frío, vibración, hormigueo, etc.
         No dejes que tu mente piense durante el proceso, confía en lo que sientes a través de tus manos.
         Cuando localices el lugar canaliza Reiki el tiempo que estimes necesario


El símbolo del poder

Mantra: CHO KU REI (Que toda la energía del Universo se haga presente)
         Este símbolo es como un interruptor para el paso de la energía. Cuando lo trazas y pronuncias el mantra que lo acompaña es como si abrieses una puerta para que la energía pase. Se usa para preparar y depurar de energías negativas el espacio físico que rodea la sesión Reiki, para evitar que se produzcan fugas de energía en el paciente o que la energía no se transmita fluidamente, cuando te desconcentres
         Es una invocación a la energía.
         Puedes trazarlo en el aire con la mano o con cualquier parte del cuerpo (lengua, nariz,...) o puedes, simplemente, visualizarlo.
         Tanto al dibujarlo como al visualizarlo puedes utilizar colores. Si estás trabajando con los chakras puedes visualizarlo con el color correspondiente al chakra que trabajes. Si estás realizando una sesión de sanación puedes utilizar el color dorado o verde que son los colores de la sanación. Si el tratamiento es por problemas emocionales puedes  utilizar el color rosa. Y el violeta para los tratamientos espirituales.
         Además de ser el símbolo del poder es, también, el símbolo de la protección. En este uso puedes utilizarlo para protegerte a ti mismo, a tu casa, el vehículo, a una persona,...
          Otra cualidad es la de aumentar tu propia conciencia.
           Actúa a nivel fisico















Qué es la enfermedad y como ayuda el reiki


         Nuestro estado natural es estar sanos y felices y un reto importante en la vida es manejar sus diferentes facetas. La ley del Universo dice que podemos crear nuestra propia realidad a través de nuestros pensamientos y acciones. Si son positivos recibimos amor, gozo, comprensión… Si son negativos pueden acumularse en nuestro cuerpo en forma de enfermedades o trastornos físicos.
          Hay una constante interacción entre el cuerpo, la psique y las emociones. La energía positiva mantiene flexible y maleable el cuerpo. La negativa crea bloqueos, primero en el cuerpo energético y después en el físico. Otros factores como los genes, el ambiente, la alimentación, el ejercicio físico, también influyen en el estado de salud del cuerpo.
          El reiki nos permite entrar en contacto con la causa de la enfermedad al trabajar a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Cuando se recibe reiki, la energía curativa ayuda a la capacidad natural del propio cuerpo a sanarse. Quiere esto decir que la energía libera la negatividad, los bloqueos y las toxinas del cuerpo y ayuda a hallar, curar y eliminar la verdadera causa de una enfermedad. La condición principal para esa sanación es estar abierto-a a los cambios de actitud, comportamiento y puntos de vista. Sin el cambio no se puede producir un verdadero crecimiento espiritual y sin este la curación es más difícil.
          Todo cambia constantemente. Nada es cierto en la vida, excepto el cambio y el darnos cuenta de que ni las personas que nos rodean ni los objetos materiales nos dan la felicidad, ni nos pertenecen. Cuando atravesamos etapas difíciles en la vida, necesitamos estar abiertos para aceptar el reto de cambiar. Todo aquello que creemos que es una perdida, en realidad es una oportunidad única para dejar ir los viejos hábitos y la antigua forma de pensar. El reiki nos proporciona el apoyo y la ayuda que en esos momentos necesitamos.
          El poder del Reiki es una herramienta esencial que puede ayudarnos a reconectarnos con nuestras fuentes y regresar a nuestra verdadera naturaleza. A nuestra esencia.





“Si quieres volar alto, guarda las raíces bien profundas en la Tierra” REFRÁN


         

Bibliografía

Tus zonas sagradas
Wayne W. Dyer

Libro completo de Reiki
José María Jiménez Solana

Reiki
Marcelo Losada

Diversos apuntes de Reiki
Varios

Reiki
Giuliana Lomazzi

Reiki Esencial
Diane Stein

Reiki
Jonhy d’Carli


Curso completo de Reiki
Lawrence Ellyard



“Toda enseñanza es como una balsa: hecha para realizar una travesía, pero a la que no hay que atarse.” BUDA



Sumario:
Historia del reiki
Del antiguo diario de Hawayo Takata
¿Qué es reiki?
¿Qué es la Iniciación de reiki?
Usos de reiki
Principios de reiki
Consejos
Tratamiento
Contraindicaciones
Posiciones de las manos
Escáner
El símbolo de poder
Qué es la enfermedad y como ayuda el reiki
Bibliografía

  









SEGUNDO NIVEL DE REIKI
  





Busca tu propio camino en la conciencia plena de la realidad presente, sin recordar el pasado ni adelantar el futuro.


INTRODUCCIÓN


        Bienvenido-a de nuevo a Reiki. Entras ahora a un segundo nivel.

        Con el primer nivel trabajas, sobre todo, el plano físico de la persona. Con este segundo nivel empiezas a trabajar sobre los planos mental y emocional y adquieres la capacidad de trabajar a distancia en el tiempo y en el espacio, lo que significa que puedes enviar energía a cualquier parte del planeta o del universo y también al pasado y/o al futuro.

        Sé consciente del poder que adquieres con esta iniciación. No   hay límites para enviar la energía. No hay límites para ayudar al mundo entero.

        En cuanto al crecimiento personal, con la iniciación al segundo nivel, vuelve a elevarse la frecuencia vibratoria de tu Ser. Vuelven a desbloquearse nudos emocionales que te impedían avanzar. En los próximos 21 días notarás que tu cuerpo se va ajustando a este nuevo nivel vibratorio, se eliminan toxinas, se liberan emociones... Es conveniente ayudar a nuestro cuerpo en este proceso cuidando la alimentación y todo aquello que “ingerimos” del exterior. Procura que tu alimentación sea variada, llenándola sobre todo de frutas y vegetales, evita el alcohol, tabaco, y cualquier sustancia que pueda ser perjudicial para el organismo, haz ejercicio físico y si puedes  practica meditación.



Despierta cada día en todas las cosas que haces

         Ha pasado algún tiempo desde que te iniciaste en Reiki y sabes cuales son sus reglas y sus principios, pero no está de más recordarlos antes de avanzar en esta nueva etapa.



Las dos reglas:

-         Reiki debe ser pedido por el paciente.
-         Debe existir una contraprestación.


Con estas dos reglas conseguimos que el paciente valore el tratamiento que está recibiendo.


Los cinco principios:

-         Sólo por hoy no te preocupes.
-         Sólo por hoy no te irrites
-      Sólo por hoy sé amable con todos los que te rodean y respeta a todo ser viviente.
-         Sólo por hoy realiza tu trabajo honradamente
-         Sólo por hoy agradece todos los dones de tu vida.
Estos principios son pautas de comportamiento que vas incorporando a tu nueva forma de vida. Te ayudan a ser más feliz, más fuerte y más libre. 
        El “sólo por hoy” indica la consciencia del aquí y el ahora, del presente. Implica que asumes la ley del Perdón y la aplicas a actitudes pasadas y que te olvidas del futuro porque las situaciones por las que pases son las que te van a hacer crecer a nivel humano y espiritual.



Dios atiende a lo que tú crees, no a lo que dices


LOS GUÍAS


     Con el primer nivel de Reiki conoces a tu guía, o guías, de Reiki.  Cuando dudes, cuando no sepas que hacer, ¡pídeles ayuda! Verbal o mentalmente, pídeles que te guíen, que lleven tus manos al punto idóneo para transmitir energía, pídeles que corrijan los símbolos si tú no los dibujas bien, pídeles que te den su apoyo, que transmitan Reiki... Podrás observar como viene una idea o una imagen a tu mente, o como las manos se mueven “solas”...
 ¡Están ahí, contigo, para ayudar!

Los guías puede ser que no siempre sean los mismos. Recuerda la visualización que hicimos para conocerlos y repítela de vez en cuando. El saber que están, ahí contigo, apoyándote, es agradable.

Antes de comenzar desconecta el teléfono y todo aquello que pueda distraer tu atención. Visualízate sentado-a cómodamente en tu salón o en tu lugar de meditación. Observa como tu cuerpo está relajado, si no es así utiliza cualquier técnica con la que consigas relajarte. Siente que el día es hermoso y que todo es perfecto. Imagina que te levantas y te diriges hacia la puerta de tu casa, la abres y frente a ti encuentras un camino que te lleva a un bosque de árboles altos y llenos de vida. Escucha y observa todo lo que puedas. Te diriges a un claro del bosque, allí hay un ser esperándote, puede darte algo para que se te haga más fácil el camino, o para que te sientas mejor al hacerlo. Te llevará a través del bosque para que te encuentres con tu guía.  Sigue observando el camino y todo lo que sucede en él. Ves que el bosque se acaba y te encuentras con un cielo azul claro, limpio y con un camino de arenas doradas que te lleva a un lago de aguas rosas, claras y transparentes. En el centro hay una isla, es la Isla de la Sanación, un lugar sagrado donde se reúnen los guías y donde el aire nutre con su armonía, su luz y su amor. Observa cómo es para ti, las plantas, los árboles, los animales que la pueblan. Todo está en armonía. Estás disfrutando de todo lo que ves y distingues como un barco blanco con una franja dorada a su alrededor se acerca hacia la playa donde tú estás. Se va acercando poco a poco y escuchas una música suave que te relaja aún más y que te llena de paz. En la barandilla del barco ves a unos seres que vienen vestidos con túnicas luminosas y que te saludan con la mano. El barco se para y descienden uno o más de estos seres a los que crees reconocer. Observa quién o quiénes son, si te traen algo y si es así qué es lo que te dan, lo que te dicen. Observa, sigue observando. A su lado te sientes protegido-a y lleno-a de una energía pura y limpia, sientes que el amor inunda tu mente, tu cuerpo, tu espíritu. Te dice su nombre y que está aquí para protegerte, que estará a tu lado como consejero y guía cuando le necesites. Siempre lo ha estado pero a partir de ahora tú eres también consciente de su presencia. Os abrazáis y se despide de ti hasta la próxima vez que vuelvas a llamarle. Ves como vuelve a subir al barco y se aleja en dirección a la Isla de la Sanación. Te encuentras de nuevo en la playa de arenas doradas y las aguas de ese lago rosa bañan tus pies. Ves de nuevo al guía que te trajo hasta aquí y le sigues por el mismo camino, ahora en dirección hacia ese claro en medio del bosque. Ahí te despides de él y le devuelves lo que te dio al llegar. Vas de nuevo por el camino que te lleva a casa, abres la puerta y te encuentras sentado-a cómodamente en tu salón o lugar de meditación, completamente relajado-a y lleno-a de paz.
Empieza a mover poco a poco tu cuerpo y céntrate en este momento, estás aquí y ahora.


Hay a quienes les cuesta creer en guías o seres de luz. El reiki  entiende de luz y de amor, lo demás ya hemos visto que solo son herramientas para ayudarnos, así que podéis conectar con reiki con las palabras que salgan de vuestro corazón o decir simplemente: Reiki aquí, o, empiezo reiki.



Haz lo que puedas con lo que tengas allí donde estés.

LOS SÍMBOLOS

        Los símbolos de Reiki son una herramienta que debemos utilizar el tiempo que nos sea necesaria.

        Dice la historia/leyenda de Mikao Usui que él no los utilizaba porque no le eran necesarios. Nosotros-as, ahora que estamos aprendiendo,  necesitamos de estos símbolos para la transmisión de la energía a distancia,  para potenciar el equilibrio mental/emocional y para “llamar” a la energía.

        En el primer nivel conocimos el CHO KU REI. Es el símbolo de la energía. Es un interruptor: al accionarlo notamos como la energía viene hacia nosotros para ser transmitida a la persona a la que estamos tratando.

        Al dibujar el símbolo debemos pronunciar el mantra que lo acompaña. Aquí hay dos teorías. Una nos dice que debemos pronunciar el mantra una vez dibujado el símbolo y empujarlo hacia delante.  La segunda nos dice que podemos nombrar el mantra mientras lo dibujamos.  Las dos son válidas; pruébalas  y elige aquella con la que te sientas mejor.

        Hasta hace poco, los símbolos de Reiki eran secretos y sagrados. Hoy se cree que no es necesario que sean secretos para considerarlos sagrados. Antes sólo se daban a conocer al alumno-a iniciado-a, con la promesa de que no los revelara a nadie,  hoy en día estos símbolos están al alcance de cualquiera que quiera indagar acerca de Reiki. No importa que estén al alcance de cualquier persona, ya que sólo adquieren su significado cuando son trazados por personas que han sido sintonizadas en ellos.

       
            En la potencia de la transmisión de la energía, influye el estado de depuración de los canales energéticos de la persona que transmite. Cuanto más practicas Reiki más potente se vuelve. Además es importante, sobre todo,  el auto tratamiento y el asumir los cinco principios de Reiki.
Cuando practicas Reiki de forma continuada, tu vida cambia, poco a poco.

        Cuando estamos en una sesión de Reiki pueden aparecer distracciones, pensamientos que nos invaden.  En el momento que seas consciente de esto, vuelve a concentrarte en la sesión de Reiki.  Al final comprobarás que estás más tiempo concentrado-a en la sesión que en otros pensamientos.

        Los símbolos puedes visualizarlos en diversos colores. El color dorado es el de la energía curativa en el plano físico; el rosa y los tonos pastel son los adecuados para tratar los asuntos emocionales y sentimentales; el violeta y el blanco son los colores de contacto con el mundo espiritual. Aún así, cuando intentes visualizar el símbolo de un color determinado y éste aparezca con otro color distinto, o con colores difuminados, deja que sea ese color el que impere durante la sesión de Reiki: quizás es el que la persona necesita en ese momento.


Tus respuestas están dentro de ti.

CHO-KU-REI


          Aunque ya lo hemos visto al ser iniciados-as en el primer nivel de Reiki, hay personas a las que no les han enseñado este símbolo.
       
          Es un “interruptor” de energía. Podemos utilizar un símil con la energía eléctrica: cuando trabajamos sin el símbolo, es como si la corriente utilizada fuera de 110 voltios; al trazar el símbolo y pronunciar el mantra que le acompaña, esta corriente pasa a ser de 220 voltios.

        Consigues multiplicar la capacidad para acceder a la energía Reiki, considerándose así el símbolo de la abundancia.
       



Conviertes en real aquello que crees que es real

SEI-HE-KI
       
        Los símbolos han tenido a lo largo de la historia diversas traducciones. Así el Sei-he-ki, se puede traducir como: “todo lo que está arriba también está abajo” y “yo tengo la llave a tu esencia más profunda”.

        Este símbolo representa la transmutación. Es un símbolo de cambio y protege contra la negatividad.  Sirve para implantar afirmaciones positivas en el subconsciente. Es el símbolo que se utiliza para el equilibrio mental/emocional. Recuerda que una emoción es una reacción hacia fuera, ocasionada por un pensamiento o un sentimiento; este símbolo ayuda a que estén en sintonía.
Equilibra los chakras superiores.

        Recuerda que nuestro hemisferio cerebral derecho es la parte responsable de la imaginación, la visualización, los sentimientos, los sueños y la intuición. El hemisferio cerebral izquierdo es el que se ocupa del razonamiento lógico, racional y deductivo, trabajando de forma analítica. Ambos hemisferios se complementan y son necesarios los dos para  tener una persona equilibrada.

        SEI-HE-KI se utiliza para equilibrar los dos hemisferios cerebrales, logrando de esta manera eliminar o disminuir los estados emocionales perturbadores. Podemos trabajar los miedos, la furia, la tristeza, etc. También está indicado en los problemas originados por hábitos (tabaquismo, obesidad, etc.)

        Recuerda que las enfermedades nos las provocamos nosotros-as  por las actitudes que adoptamos ante la vida. En este proceso tienen mucho que decir nuestras emociones. El segundo símbolo, trabaja directamente sobre el cuerpo emocional, ayudándonos a cambiar nuestras actitudes y nuestra comprensión de la vida. Las situaciones de la vida son objetivas, nuestra actitud es lo que hace que nos sintamos bien o mal ante ellas. Nuestro comportamiento actual está determinado por nuestras creencias actuales, lo que yo creo que es real se convierte en mi realidad y mi autoimagen y mi autoestima dependen de las creencias que tengo sobre mí.


        Podemos utilizar el Sei He Ki como medio de protección y purificación, para eliminar energías emocionales negativas o para proteger un espacio contra la entrada de estos estados emocionales.

Cuando estemos haciendo una sesión Reiki y notemos que puede estar desbloqueándose una emoción, dibujaremos este símbolo para ayudar a romper ese bloqueo.

        Podemos notar en nuestro cuerpo una energía en forma de burbuja que quiere salir del chakra corazón cuando estamos trabajando una emoción, y del chakra del plexo solar cuando se trabaja en una curación mental.

       
Forma de usarse

        - La posición mental.   Lo haremos antes de un tratamiento completo, aunque podemos intercalarlo en cualquier momento del tratamiento. Ponemos la mano más débil debajo de la cabeza, en la nuca. La mano dominante se coloca con la palma hacia abajo sobre el séptimo chakra, el de la corona.

        Una vez establecido el contacto (calor, vibración, etc.) levantamos suavemente la mano del chakra corona y se dibuja el símbolo número uno (cho-ku-rei). Vuelve la mano sobre el chakra y se dice el nombre tres veces.

        Levantamos otra vez la misma mano. Dibujamos el símbolo dos (sei-he-ki) y volvemos la mano sobre el chakra, diciendo el mantra tres veces, seguido del nombre del paciente, también, tres veces.

        Visualizamos ahora una luz blanca en el centro de la cabeza del paciente, y mentalmente se dice a su Yo interior una afirmación como:  “Eres un ser de luz. Esta energía se te ofrece para un cuerpo perfecto, una mente perfecta y un espíritu perfecto”

        Se visualiza la luz blanca situada en el centro de la cabeza, desplazándose por los huesos, desde la coronilla hasta la punta de los dedos de las manos y de los pies. Dejando el esqueleto iluminado, se vuelve a subir hasta la cabeza

        Visualizamos, ahora, la luz a través del sistema nervioso del paciente, recorriendo, lentamente, todo el sistema nervioso, hasta la punta de los dedos de las manos y de los pies. Lo dejamos todo iluminado y volvemos hasta la cabeza.

        De nuevo visualizamos la luz en la cabeza, bajando, iluminando a todos los órganos del cuerpo. Se vuelve de nuevo a la cabeza, dejándolo todo iluminado.

        Se visualiza, ahora, que esta luz rellena toda el aura del paciente, desde arriba hasta debajo de los pies, dejándolo todo iluminado.

        Imaginamos que el aura del paciente se conecta con el aura del sanador y con el amor incondicional en forma de color rosa.

        Cuando terminamos la visualización imaginamos que se está dibujando el símbolo número uno entre la palma de la mano y la cabeza del paciente y se dice el nombre del símbolo tres veces mentalmente.

        Todo este proceso puede durar entre 10 y 20 minutos, aunque dejándonos guiar por nuestra intuición puede alargarse el tiempo que consideremos necesario.

        Curación de hábitos no deseados: El Sei He Ki nos equilibra y nos ayuda a cambiar esas programaciones y grabar nuevas pautas que potencien nuestra verdadera personalidad. Para ello, en primer lugar se debe hablar con la persona a la que se va a tratar para conocer cuál es la conducta que quiere cambiar. Buscar una frase que explique con pocas palabras  y de forma positiva lo que desea conseguir. Debe ser una afirmación simple, sencilla, corta, directa, hecha en tiempo presente, evitando en todo momento la palabra NO.
Se le indica a la persona que se tumbe en la camilla, que cierre los ojos, que se relaje y que respire lentamente por la nariz.  Une tus manos en posición Gassho e inicia la respiración abdominal, inspirando por la nariz y expirando suavemente por la boca. Enfoca tu mente para conectar con la energía y declara tu intención con palabras sencillas.
Coloca tu mano no dominante sobre la frente, justo a la altura del nacimiento del pelo y traza el símbolo Choku Rei mantreándolo tres veces, coloca la otra mano en la parte posterior de la cabeza, sobre la línea del nacimiento del pelo  y traza un Sei He Ki mantreándolo también tres veces. Espera hasta sentir que la energía fluye. Mantén la posición unos minutos mientras que repites las afirmaciones que quieres usar. Después desliza la mano que está en la frente hacia la parte posterior de la cabeza, de modo que el pulgar toque el borde de la otra mano. Mantén de nuevo esta posición durante unos minutos. Terminar dando las gracias. Puedes repetirla dos veces más en días posteriores indicando a la persona que repita de vez en cuando las afirmaciones que se han trabajado.

        Otra forma más sencilla de hacerlo consiste en escribir en un papel tu nombre y el hábito del que quieres deshacerte (tabaco, alcohol, exceso de comida,...) Dibuja el símbolo mental / emocional. Haz Reiki a ese papel (entre diez y veinte minutos), pidiendo que se cumpla ese deseo “con amor, sin perjudicar a nadie”. Visualízate habiendo vencido ya ese hábito malsano.

        Trabaja todos los  días con Reiki este papel y llévalo encima. Cuando te sientas tentado por ese hábito, recuerda el papel y si tienes oportunidad hazle Reiki en ese momento.


   Si quieres saber cómo fue tu pasado, mira quién eres hoy, Si quieres saber cómo va a ser tu futuro, mira lo que estás haciendo ahora.

HON-SHA-ZE-SHO-NEN

        Significa: “ni pasado, ni presente, ni futuro” y “la divinidad que hay en mí saluda a la divinidad que hay en ti”.
            Tiene como funciones el potenciar la transmisión de la energía Reiki y ofrecernos la posibilidad de enviar esta energía en el espacio /tiempo Así, podemos enviar Reiki a cualquier parte del Universo y a cualquier tiempo de la historia..
            Actúa, sobre todo, en el cuerpo mental, al contrario que el segundo símbolo que actuaba sobre el cuerpo emocional.
         



Forma de usarse

        Si la persona que estamos tratando recuerda el pasado, reviviendo algún hecho traumático, trazaremos el tercer símbolo todas las veces necesarias para que no se pierda la conexión. Mientras recuerda lo ocurrido será necesario, seguramente, trazar repetidamente el Sei He Ki para ayudarle a superar el trauma ocurrido.

        Podemos utilizarlo si trabajamos con regresiones, o bien para tratar a la persona cuando viene a nuestra consulta, logrando, de esta forma, que llegue relajada y en disposición de aceptar mejor el tratamiento.

        Si enviamos Reiki al pasado, recuerda que no puedes cambiar la historia, solo la visión de la misma. De esta forma eres capaz de entender la situación concreta a la que estás enviando Reiki, y comprendes las motivaciones de las personas que estuvieron implicadas en ella. Cuando eres capaz de entender esas razones,  estás activando el perdón.  Si eres capaz de cambiar tu visión y tus creencias, estás cambiando el presente e influyendo sobre tu futuro.

        Cuando envías Reiki al futuro,  se almacena hasta el momento en que es necesario. Piensa que puedes imaginarte en el futuro en diversas situaciones (exámenes, consulta médica, buscando una vivienda o una pareja,...) Reiki estará esperando el momento oportuno para manifestarse y ayudarte en ese momento que lo necesitas. Para ello cuando envíes Reiki puedes acompañarlo con una frase como “que esta energía llegue en el momento que más lo necesite la persona… o la situación…”
       
        Otra manera de trabajar con el pasado es llevando a la persona  de nuevo a esa situación dolorosa, haciéndosela ver desde distintos planos u ópticas, para que sea capaz de entender que fue lo que ocurrió, que motivó que las personas actuaran de esa manera y no de otra, para que pueda perdonar a las personas involucradas en el suceso enviándoles amor y comprensión.
       Normalmente, la comprensión abre la puerta al perdón. No consiste en justificar lo ocurrido, si no en entender las motivaciones de cada uno de los implicados.



SANACIÓN A DISTANCIA


      Recuerda: Reiki se dirige al Yo Superior de la persona y éste sabe que parte de su cuerpo tiene más necesidad de esa energía. Puedes enviarla a un órgano concreto, si así lo deseas, pero siempre siendo consciente de que la energía sabe donde debe ir y dejando que  Reiki llegue a donde más se necesite.
        Cuando enviemos Reiki a distancia o lo hagamos presencial, debemos tener en cuenta algo importante: desapegarnos de los resultados.  Reiki  sabe qué debe hacer, dónde debe ir. De esta forma aunque la persona tenga una enfermedad concreta que nos ha pedido que tratemos, nosotros al enviar energía sabemos que ésta actuará bajo la supervisión del Yo Superior y ayudará a equilibrar lo que en ese momento sea más necesario.

        Comenzamos la sesión haciendo nuestra oración personal o invocando a nuestro guía de Reiki, para que nos ayude. Trazamos el tercer símbolo Reiki, y lo reforzamos con el primero. Trazamos, después, el segundo símbolo Reiki, reforzándolo con el primero. Finalmente dibujamos el primer símbolo de Reiki, reforzado con él mismo. 


Ponemos las manos a la altura del tercer chakra, enfrentadas.

        Cuando hagamos Reiki a distancia pediremos permiso a la persona implicada, si esto es posible. Si no contamos con su consentimiento personal, antes de enviar Reiki, contactaremos con su Yo superior, pidiendo su aprobación. Sentiremos su respuesta, tanto positiva como negativa. Si la respuesta es ambigua, enviaremos la energía, pidiendo que si no desea aceptarla que se reconduzca a otra persona o a la tierra, siempre con intención de sanar.

        Visualizamos  a la persona, animal, objeto, situación... a la que enviamos Reiki, como si estuviera entre nuestras manos o frente a nosotros.

        Durante la sesión podemos dibujar los distintos símbolos las veces que estimemos oportunas, siempre dejándonos llevar por la intuición.

        Este ejercicio de Reiki es similar a una meditación: debemos estar concentrados en lo que hacemos.

        Podemos estar enviando energía entre cinco y diez minutos, aunque podemos ampliar el tiempo según lo  creamos necesario.

        Podemos sustituir la visualización por las siguientes alternativas:

        - Se puede utilizar un peluche o una almohada, simulando que es la persona que va a recibir el Reiki.

        - Podemos utilizar una foto de la persona que va a recibir el tratamiento.

        - También nos podemos imaginar que nuestra pierna izquierda es la parte delantera del cuerpo y la pierna derecha la parte trasera, y le haremos Reiki a distancia imaginando que está aquí.

        - Otra forma es imaginar que la persona está tumbada o sentada ante nosotros, y nuestras manos van cambiando de postura, haciendo un tratamiento completo.

        - Podemos visualizar una rosa, naciendo (le daremos el nombre de  la persona a quién queremos enviar Reiki). Envíale Reiki y observa como crece, como se abre y como se disuelve en el vacío.

        Para terminar la sesión trazaremos el primer símbolo Reiki y soplaremos entre nuestras manos.

        Cuando termines la sesión olvídate de lo que estabas haciendo; de esa forma consigues evitar que la energía se quede contigo.

        Podemos repetir la sesión tantas veces como sea necesario. Si no tenemos claro donde está el límite podríamos pedir consejo a nuestros guías, para que ellos nos hagan llegar el mensaje marcándonos el límite.

        Si no conocemos a la persona, debemos tener datos sobre ella: nombre, relación con una persona conocida nuestra, domicilio, ciudad, etc.

        Lo ideal sería que la persona que recibe Reiki, sea consciente de ello y adopte una postura relajada como si estuviésemos a su lado; también sería conveniente que estuviésemos en un lugar adecuado, tranquilo, silencioso… que adoptásemos una postura correcta (espalda recta, sin forzarla), etc.

        Si no podemos conseguir esto último, al enviar el Reiki a distancia pediremos que llegue en el momento más oportuno para la persona, cuando mejor esté dispuesta para recibirlo.

        Haremos el tratamiento, como mínimo, cuatro días seguidos, aunque puede aumentarse el número de días y sesiones, según nuestro criterio.

        El Reiki a distancia puede crear dudas en las personas que lo reciben, ya que es más sutil que el Reiki en directo. No importa que duden: insistir en el tratamiento hasta que se vean los cambios.

        Podéis hacer Reiki a varias personas al mismo tiempo: escribe sus nombres en un papel y haz Reiki.





USOS ALTERNATIVOS DE REIKI


        Sabemos que todo es energía, desde la materia más densa hasta el aire que nos rodea. Con esta conclusión podemos hacer Reiki a cualquier cosa, objeto, animal o vegetal que exista. Podemos hacer Reiki a nuestro vehículo, a los alimentos, al agua, a las plantas, a nuestros animales domésticos o a los salvajes...
       
        Los alimentos que comemos y el agua que bebemos al ser tratados con Reiki, son asimilados mejor por nuestro cuerpo.

        Los medicamentos son menos nocivos, en sus efectos secundarios, y más efectivos en sus principios activos. Está recomendado, especialmente, en el caso de quimioterapia y/o radioterapia

        Las máquinas que utilizamos, se impregnan de nuestra energía y son sensibles a nuestros cambios energéticos. El tratarlas con amor y Reiki hace que funcionen mejor y se estropeen menos.

        En la vivienda podemos efectuar una “limpieza” de energía, utilizando el segundo símbolo en todas las ventanas y rincones. Después trazaremos el primero en todas las paredes y puertas, con el objeto de atraer una energía limpia y pura.
       
        Puedes utilizarlo para pedir que se te conceda aquello que necesitas: utilízalo con prudencia y mesura pidiendo cosas positivas y realmente necesarias. Siempre que realices la petición de un deseo solicita que si ha de cumplirse sea sin hacer daño a nadie y sabiendo que eso es lo mejor para ti.  Puedes utilizar la siguiente frase: “estas cosas pido, o sus equivalentes, o mejores, según mi libre voluntad y siempre y cuando no perjudique a nadie y sea en bien de todos”. (Por ejemplo si quieres pedir una relación de pareja, no pidas estar con alguien concreto por que estás involucrando a la otra persona que quizás no desee estar contigo. Pide que se te conceda la mejor relación posible para ti, sin pedir a una persona en concreto. Pide el máximo de detalles posibles, para que cuando llegue sepas reconocerle). Puedes complementarlo con los otros símbolos.



Amamos las cosas y nos aprovechamos de las personas cuando deberíamos amar a las personas y aprovecharnos de las cosas.


LOS CRISTALES


        Son la manifestación más pura de la energía y de la luz en el plano físico. Debido a su composición de silicio y agua,  y a que se han formado sometidos a calor, oscuridad y presión  durante miles de años dentro de la Tierra, los cristales de cuarzo tienen unas propiedades que les hacen ser especialmente apropiados para potenciar y facilitar la energía. Se ha demostrado que son los mejores conductores y amplificadores de la energía por lo que se suelen utilizar en relojes, fibras ópticas, chips de ordenadores. Por su estructura ordenada, repetitiva, y su perfecto equilibrio, son aptos para programarse y para ampliar las energías emitidas por la mente humana.

      Podemos utilizar los cristales como herramientas adicionales de Reiki para dar más fuerza a la energía que transmitimos y ampliar sus efectos, para ello sujetaremos un cristal de cuarzo entre nuestros dedos. Así, la energía fluirá por ellos hasta el cristal, transmitiendo esa energía desde éste al lugar donde queremos enviarla. Ésta actúa a nivel sutil sobre los cuerpos energético y emocional, y ayuda a transformar las emociones.

        Los podemos utilizar para tratar los chakras. Recuerda que cada chakra tiene un color específico que lo estimula.

        También podemos programar un cristal para dárselo al paciente y que lo utilice como auto tratamiento para llevarlo consigo.

        Limpieza de un cristal: Antes de usarlos por primera vez hay que limpiarlos a fondo. Para ello debemos sumergirlos en agua pura, también en agua con sal o agua de mar aunque así puede disminuir su brillo. Después los secamos y los ponemos durante tres horas en un recipiente con sal marina, tierra o arena. Para regenerarlos los ponemos al sol otras tres horas como mínimo.
Otras formas de limpiarlos: Se sujeta el cristal con los dedos pulgar e índice de la mano no dominante, sobre el tercer ojo. Se coloca la yema del dedo índice de la mano dominante en la parte baja de la frente, entre los dos ojos y por encima del cristal. Traza sobre el cristal, mentalmente, los símbolos primero, segundo y primero, repitiendo su nombre tres veces después del trazado. Coge el cristal entre los dedos índice y pulgar de cada mano al tiempo que haces una inhalación, y llevando el cristal a la altura del pecho exhala.
Dejarlos al sol durante ocho horas, al aire libre cuando hay luna llena, o enterrados parcialmente en el suelo con las puntas hacia arriba, para sintonizarlos con la energía de la Tierra, el sol y la luna.
Aplicar energía Reiki, el símbolo Choku Rei, con la intención de limpiarlos.

        Después de cada tratamiento déjalo bajo un chorro de agua  para su limpieza.

        Programación de un cristal: Después de la limpieza y cuando lo tienes a la altura del pecho, llévalo al sexto chakra y formula el deseo que esperas conseguir (o los deseos, dependiendo de los que el cristal admita: uno por cada cara que tenga). Traza, nuevamente sobre el cristal, los símbolos primero, segundo y primero, repitiendo su nombre tres veces.

      Otra programación: coge el cristal en una mano. Imagina el Sei He Ki grabándose, con el objetivo de purificarlo, todas las veces que sean necesarias, hasta que sientas que ya se ha grabado en el cristal. Repite el procedimiento con el Choku Rei. Al grabar este símbolo podemos programar el cristal para la protección o para la curación. Podemos utilizar también el Hon Sha Ze Sho Nen, por si la sanación es para una persona que no está presente o si no podemos llevar en ese momento el cristal.

      Desprogramación del cristal: Se siguen los mismos pasos que para programarlo, pero en vez de insertar un deseo, prográmalo con una afirmación como “yo desprogramo este cristal de cualquier programación anterior”



Debería pulirme más y más a mí misma-o, y aprovechar como espejo, el corazón del otro-a que brilla con claridad.

EL PERDÓN

        El perdón es una puerta abierta al infinito. Es la clave, el secreto para ser feliz, la llave que nos ayuda a abrir nuestro corazón para amar sin condiciones. ¿Cuántas veces al día nos sentimos ofendidos? ¿Cuántas de estas ofensas somos capaces de perdonar? Párate un momento, cierra los ojos e intenta darte cuenta del resentimiento que acumulas en ti cuando te ofendes, míralo como una energía y averigua en que parte de tu cuerpo se aloja. Perdonar es la magia que nos libera de ese resentimiento. Es importante saber que al hacerlo nos sanamos desde dentro y somos libres de las heridas que llevamos en el alma y también es importante recordar que perdonar no es olvidar. La persona que perdona no tiene amnesia, sino que ha decidido que esa ofensa va a dejar de afectarle, que al recordarla va a hacerlo sin dolor, sin amargura. Las acciones y situaciones no perdonadas son como una garra que nos coge a la altura del chakra corazón. Al perdonar, esos bloqueos desaparecen, esa energía deja de afectarnos y nos sentimos libres, capaces de expresarnos como seres inocentes, como individuos completos e independientes. También a perdonar se aprende.

        ¿Cómo? Intentando ser consciente de qué es lo que nos ha molestado, de nuestro estado de ánimo en ese momento. Analizando la situación: estamos sensibles porque nos había ocurrido algo, anteriormente, que aún nos estaba afectando. Quizá esa noche dormimos mal y estábamos cansados-as. Quizá hemos pagado con esa persona una frustración nuestra. Quizá hemos proyectado en esa persona nuestras heridas, nuestros miedos, nuestras desconfianzas…

        Envía Reiki a esa situación. Traza los símbolos todas las veces que consideres necesarias. Intenta ver todo el episodio como una obra de teatro, leyendo entre líneas las motivaciones de cada persona  para actuar como lo ha hecho. Somos espectadores capaces de analizarlo todo. Cuando seamos capaces de entender, (hablo de entender no de compartir) los motivos que la otra persona tenía, sus circunstancias, etc., seremos capaces de comenzar a perdonar, porque entenderemos que el otro-a es una persona como tú y como  yo, que se deja llevar, en algunos momentos,  por sus circunstancias personales. Ante eso sólo cabe compresión, amor y perdón.

        Vamos a intentar algo más efectivo todavía. En el momento en que sientas que te estás irritando, que te estás ofendiendo, intenta ser consciente de todo lo que está ocurriendo en ese momento. Si crees que la otra persona está actuando a propósito con el objeto de molestarte o de hacerte daño, ¡perdónale al instante! No dejes que la  la irritación, vaya anidando en tu interior. De esta forma conseguirás no recrearte en la ofensa y no acumularás resentimiento que luego tendrás que perdonar.

        Si somos capaces de recordar y de ser conscientes, en ese instante, que ambos somos iguales, seres humanos, y también seres de luz, mucho más que un cuerpo,  la esencia que pervive en el espacio y en el tiempo, que estamos destinados a crecer  y que este mundo sólo es un teatro de aprendizaje, de crecimiento…, verás que sencillo es perdonar.

        Es verdad que necesitamos aprender a perdonar a los demás, pero también lo es aprender a perdonarnos a nosotros-as mismos-as. Cuando sale nuestra sombra, esa parte de nosotros-as que casi nadie conoce... Cuando actuamos de alguna forma que no nos gusta y que no queremos que la gente sepa... Es el momento de aprender a perdonarnos. Es el momento de darnos cuenta que, aunque somos Seres de Luz, también tenemos un cuerpo humano, una educación y una cultura que nos influye... En este momento tenemos que aprender a vernos como un niño-a que está aprendiendo a caminar y cae. ¿Le castigarías? Tú eres ese niño-a que está aprendiendo a vivir. Recuerda que es nuestro ego el que se ofende.  Aprende a levantarte en las caídas y a continuar hacia delante.
Hazte fuerte con el aprendizaje e invulnerable con el perdón.


Muchos caminos conducen a la cima de la montaña. Todos conducen hasta allí, pero ninguno es único.


MEDITACIÓN CON LOS SÍMBOLOS
       
        La meditación debe realizarse en un lugar tranquilo, donde sepas que nadie va a molestarte. Puedes encender una vela, incienso…  Procura que el ambiente sea relajante.

        La postura ha de ser sentado-a con la espalda recta. Si la postura de loto es difícil de alcanzar, puedes cruzar las piernas o usar una banqueta de meditación. Si ninguna de estas posturas te resulta cómoda, tienes la alternativa de usar una silla normal: lo importante es mantener la espalda recta y las piernas, entonces, formando un ángulo de 90º.

        Dibuja los tres símbolos frente a ti con la mano abierta; repite el nombre de cada uno de ellos tres veces después de su trazado.

        Crea sobre tu cabeza una  esfera de luz dorada. Si te resulta difícil la visualización imagina que está ahí.

        Visualiza el primer símbolo en tu mente en un color dorado y repite, mentalmente, su nombre hasta que la imagen mental y el nombre se fundan en uno.

        Visualiza como sale de tu mente y se para ante ti. Llévalo a la esfera de luz dorada que has creado encima de tu cabeza y déjalo allí.

        Haz lo mismo con el segundo símbolo, visualizándolo en color rosa.

        Repite los pasos anteriores con el tercer símbolo, en color violeta.

        Observa los tres símbolos dentro de la esfera. Siente como la esfera comienza a bajar atravesándote. Penetra por el chakra corona y va descendiendo hasta el chakra raíz. En su descenso va fundiéndose con tu cuerpo hasta que, al final, desaparece.

       
El Universo fluye como el agua. Para sentirlo no lo retengas, simplemente abre tus manos.

EL TIMO, LA KINESIOLOGÍA Y EL REIKI

       El timo es una glándula que se encuentra en el centro del pecho por detrás del esternón. Es muy importante en nuestro sistema inmunológico y es el regulador del flujo energético que recorre nuestro cuerpo, controlando la Energía Vital que asimilamos a través de los chakras. Hasta hace poco se consideraba que no tenía importancia, pero recientemente se ha descubierto que en situaciones de estrés y de enfermedades, esta glándula se encoge.
El timo se ve afectado por dos sentimientos básicos: el amor y el odio o el miedo. Ante el primero, crece. Ante el segundo se ralentiza y disminuye su tamaño.
  
       La Kinesiología es una disciplina científica basada en los movimientos musculares del cuerpo. Nos ayuda a tomar conciencia de lo que nos sucede, donde se encuentran nuestros desequilibrios energéticos, de lo que necesitamos y de cómo podemos solucionarlo restaurando la armonía en nuestro cuerpo.

       Forma de realizar el test del timo:

La persona permanece de pie con el brazo derecho caído y el izquierdo extendido paralelo al suelo.
El, o, la terapeuta se coloca frente a ella, situando su mano izquierda sobre su hombro derecho y la mano derecha encima del brazo que tiene extendido, sujetándolo por la muñeca. Le pide que trate de resistir el empuje, se realiza una presión rápida y firme hacia abajo observando su resistencia al empuje.
Se le pide a la persona que ahora coloque la punta de los dedos de su mano derecha sobre el timo y se vuelve a repetir el test. Si la resistencia ha sido la misma, nos indica que el timo está equilibrado, pero si opuso menos resistencia es que hay desequilibrios en él. Le reforzaremos la actividad del timo poniendo las manos sobre él  durante el tiempo que creamos necesario.
En auto tratamiento, podemos colocar nuestras manos sobre el timo, la derecha encima de la izquierda, así lo reforzamos y estimulamos nuestro sistema inmunológico.





 No importa lo que ocurra en mi vida, me gustaría que mi corazón y mi alma continuasen siendo abiertos y libres.






Bibliografía

- Reiki Essencial
Autora: Diane Stein
Editorial: Robin Book

- Libro completo de Reiki
Autor: José María Jiménez Solana
Editorial: Gaia ediciones

-Reiki
Manual del Terapeuta Profesional
Johnny De’ Carli
Editorial: EDAF

-Diversos apuntes de reiki

-Reiki
Marcelo Losada
Editorial: LIBSA









La parte de conocimiento que ignoramos es mucho mayor que la parte que conocemos.








 Sumario

Introducción....................................................................................       2
Cinco principios de Reiki……………………………………………..       3
Los guías........................................................................................        4
Los símbolos...................................................................................       7
Cho Ku Rei......................................................................................       9
Sei He Ki.........................................................................................       10
Hon Sha Ze Sho Nen...................................................................          16
Sanación a distancia.....................................................................       18
Usos alternativos de Reiki……………………………………….      21
Los cristales.....................................................................................    23
El Perdón...........................................................................................   26
Meditación con los símbolos………………………………….......     29
El timo, la kinesiología y el reiki……………………………………       31
Bibliografía……………………………………………………………       33





La intuición no reside en la mente, es el oído del alma.






                            


TERCER NIVEL DE REIKI




Lo espiritual que eres no tiene que ver con lo que crees. Pero todo tiene que ver con tu estado de conciencia. Eckhart Tolle

 

INTRODUCCIÓN

Un nuevo curso, un nuevo nivel de Reiki. Bienvenidas-os  a esta nueva etapa.
No está de más dar un breve repaso de lo que se ha aprendido en otros cursos cada vez que se empieza con un nuevo nivel. A veces, lo que hemos aprendido con ganas, con alegría, empieza a convertirse en una obligación, en una rutina, en un hábito, incluso Reiki puede llegar a serlo para algunas personas, a menos que cada vez que nos dispongamos a conectar con la Energía Reiki sea algo nuevo, una nueva puerta que se abre, algo por descubrir, una aventura nueva y sorprendente,  algo que nos enseña y nos conecta con nuestro interior y con el Universo, una nueva forma de ver y sentir el mundo, una herramienta que puede ayudarnos a reconectar con nuestra fuente y regresar a nuestra verdadera esencia …

Recuerda que Reiki es un sistema de sanación, basado en la transmisión de energía, redescubierto por Mikao Usui a finales del siglo XIX.
No es una técnica que pueda enseñarse en un curso o con un libro; es necesaria una iniciación o sintonización, hecha por una persona que esté iniciada como Maestro-a de Reiki, este grado le permite iniciar a otras   personas y transmitirles sus conocimientos, pero no le convierte en ningún momento en un guía espiritual.

La sintonización es un ritual con el que el Maestro o Maestra de Reiki,  introduce en el aura de la persona que la recibe unos símbolos que le permitirán la transmisión de energía universal. Antiguamente esta iniciación era secreta así como los símbolos que se usan en la práctica de Reiki. Hoy en día puedes encontrar información en numerosos libros o artículos  publicados sobre Reiki. No importa que la gente conozca el método o los símbolos, ya que no pueden utilizarse si no los tienes insertados en tu aura.

¡Pero Reiki es algo más!

Con cada iniciación de Reiki que recibes, tu cuerpo, que es energía, comienza a vibrar en una frecuencia superior y con esta frecuencia eliminas toxinas, bloqueos (emocionales o energéticos), etc. que te impedían seguir avanzando. Esta frecuencia vibratoria que consigues hace que tu compromiso contigo y con la vida sea mayor, logrando que avances en tu camino espiritual, sea cual sea. Así, Reiki, siempre y cuando tú lo desees,  se convierte en un sistema de crecimiento personal y facilita el desarrollo de tu intuición.

Puedes recibir las iniciaciones y no cambiar en nada tu modo o forma de vida, puedes negarte al cambio, a crecer como persona, tu energía notará el aumento de frecuencia, eliminarás toxinas, bloqueos... pero al cabo de poco tiempo si no fortaleces esos cambios, volverás a vibrar en tu frecuencia anterior. Podrás transmitir Reiki a través de tus manos (la capacidad de transmisión no se pierde) pero el cambio se produce solamente cuando se desea.
Reiki no es una secta, una religión, una filosofía,... Existen unos principios  que se estudian en el curso de primer nivel y que si aplicamos a nuestra vida, ésta cambiará. Pero no hay más... Podemos reunirnos a practicar Reiki si así lo deseamos, o puedes practicarlo el resto de tu vida contigo, a solas. Tampoco te obliga con la persona que te ha iniciado en ninguno de los niveles. Puedes mantener, si lo deseas, la relación con ella, pero esto no debe convertirse en una obligación.



 Busqué la felicidad por este mundo sin fin, sin saber que la verdad  estaba dentro de mí.


CONEXIÓN CON LA TIERRA

Hay un refrán que dice: “Hay que ser como el ciprés, la cabeza en el cielo y en el suelo los pies”
Para tocar el cielo, para canalizar y trabajar con la energía, con Reiki,  necesitamos estar conectados con la tierra. Estar en nuestro centro y con buenas raíces nos ayuda en cualquier trabajo curativo.
Conectar con la Tierra es un ejercicio que te ayuda a encontrarte con tus raíces. Es bueno realizarlo cuando sientas que te desconectas de ti, que te falta contacto con tu cuerpo físico, que le das demasiadas vueltas a la mente, y también antes de empezar con un tratamiento de Reiki.

De pie, con los pies separados en línea con los hombros y con los ojos cerrados, haz unas cuantas respiraciones liberando la tensión de tu cuerpo y enviando energía de la cabeza a los pies.
Concéntrate en la planta de los pies. Visualiza una abertura en el centro de cada uno de ellos. Imagina que estás recibiendo energía de la Tierra cada vez que inspiras y que fluye por tu pie izquierdo hasta la pelvis, primer chakra, y que se abre hacia la tierra. Cuando espiras, esa energía baja por tu pie derecho  devolviéndola al centro de la Tierra.  Repite esto tres veces.
Continúa de la misma manera, pero ahora haciendo que la energía fluya hacia el segundo chakra. Hazlo con cada uno de los chakras.
También puedes visualizar un cordón, una raíz grande que baja desde tu coxis hacia el centro de la tierra y la energía de ésta fluye a través del cordón hacia el primer, segundo…chakra, cuando inspiras. Cuando espiras, imagina la misma energía fluyendo hacia abajo pasando por cada chakra y a través del cordón hacia el centro de la Tierra. Repítelo tres veces.



Cuando el sol comienza a ponerse, lamento el día que pasé sin hacer nada.


TERCER NIVEL

Con cada nivel de Reiki en el que te inicias, tu compromiso contigo y con tu camino espiritual es mayor. Al ser mayor tu compromiso también es mayor tu responsabilidad.  Es a ti a quién deberás rendir cuenta de tus actos. Si eres consciente de lo que haces en cada instante y actúas desde el corazón, no tendrás necesidad de revisar aquello que hagas.

El tercer nivel de Reiki te pide que seas una persona equilibrada. De hecho te empuja a través de una limpieza emocional y energética hacia ese equilibrio.

El símbolo que insertamos con el tercer nivel es el conocido como “símbolo del Maestro Usui”.

Recuerdas que los otros símbolos los utilizamos para trabajar los cuerpos físicos, mental y emocional, así como para hacer Reiki a distancia. Este cuarto símbolo es el que nos abre la puerta al mundo espiritual. El mantra o nombre que lo acompaña es DAI KO MYO. Puede traducirse como “Gran Ser del Universo, brilla sobre mí y sé mi amigo” u “Hogar de la gran luz brillante”. Sus funciones son: potenciar a los demás símbolos, conectarnos con el mundo espiritual e intensificar la energía Reiki.

Utilízalo siempre que no sepas que signo debes utilizar.




DAI KO MYO  TRADICIONAL (SÍMBOLO DE MAESTRÍA USUI)                               




                                                                                                                                                                                                                           







 Por un momento parece tempestuosa. Después se calma. La ola del océano y la existencia humana tienen mucho en común.   

                                                               
                                                                                                                                                      SANACIÓN DE SITUACIONES PASADAS

Para no tener que ocuparnos del pasado es conveniente “sanarlo”. Esto implica dejar a un lado, de una vez por todas, aquellas situaciones conflictivas que requieren de nuestra energía, que nos anclan y no nos dejan avanzar. Es importante para limpiar el pasado usar la técnica del perdón que vimos en el curso de segundo nivel (perdonar al instante; enviar Reiki al pasado)

Existen diversos modos de regresar al pasado y limpiarlo. Éste es uno de ellos: consiste en revivir mentalmente (visualizando) las situaciones que son la causa de conflictos actuales o antiguos. Intentaremos comprender, aceptar y reinterpretar con los conocimientos que tenemos hoy en día todas estas situaciones. Tendrás que hacer este ejercicio muy a menudo hasta conseguir limpiar todo tu pasado.

Nos sentamos en actitud meditativa. Invocamos a nuestros guías … a la energía Reiki...Trazamos varias veces el símbolo de la distancia visualizándolo en color amarillo. Viajamos atrás en el tiempo hasta encontrar una situación que debe ser sanada (confía en tu intuición; ella te llevará hasta las situaciones que te han afectado y que siguen influyendo en tu actitud cotidiana). La observamos de forma imparcial, sin juzgar, y dejamos que suceda nuevamente, sin implicarnos en ella. La reinterpretamos con nuestro conocimiento actual, insertando en la escena el símbolo de la distancia varias veces, el símbolo del poder, el mental-emocional y el símbolo del Maestro Usui (siempre que tengas que dibujar los símbolos déjate llevar, también, por tu intuición). El color de la escena varía desde un rojo hasta el amarillo pasando por el naranja mientras insertamos los símbolos. Al conseguir ver la escena en amarillo desactivamos este recuerdo negativo.

Viajamos, ahora, hacia el presente y al mirar atrás vemos la escena teñida de violeta, y la integramos como una experiencia positiva. ¡Ha dejado de afectarnos!

Otra forma de trabajar con el pasado consiste en enviar Reiki a la situación que queremos sanar. Seguimos los pasos que aprendimos en el segundo nivel. Visualizamos la escena de nuestra vida que queremos tratar y le enviamos Reiki el tiempo que estimemos oportuno. ¿Qué conseguimos? Al recibir Reiki en nuestro pasado somos capaces de ver esa situación desde otra óptica, mucho más objetiva, donde las emociones no nos tocan y entonces... todo cobra otra importancia, todo es distinto. Esas emociones, esas situaciones dejan de tener poder sobre nosotros-as, y conseguimos perdonar.



Cuando llega la verdad, parece última su palabra, pero su palabra última da siempre a luz otra palabra. R. Tagore



CIRUGÍA PSÍQUICA O SANACIÓN ESPIRITUAL PROFUNDA

Esta técnica no es exclusiva de Reiki, por lo que puede ser que veas a personas no iniciadas que la practiquen. La diferencia con ellos será el uso de los símbolos Reiki.

La cirugía psíquica la utilizamos para eliminar “energía psíquica negativa” acumulada en el cuerpo. Esta energía se nutre y fortalece con nuestros miedos, frustraciones, odios, pensamientos negativos, etc. Va acumulándose hasta formar verdaderos bloques, concentraciones y nudos, que se instalan dentro o alrededor de los órganos físicos, chakras y aura, impidiendo el normal fluir de la energía en nuestro cuerpo y, por lo tanto, generando desequilibrios energéticos que pueden provocar enfermedades.

Esta técnica puede usarse para facilitar la curación y resolver cualquier asunto.

Puede utilizarse sola o con una sesión de Reiki. El tratamiento completo sería:
         1º.- Sintonización de curación (sólo si estás iniciado en la Maestría).
         2º.- Cirugía psíquica.
         3º.- Sesión de Reiki.

El objetivo de este tratamiento es la sanación física, psíquica y espiritual de la persona.

Procederemos del siguiente modo:

1- El paciente estará sentado o tumbado. Procuraremos que el ambiente sea silencioso, con luz tenue. Le pediremos que se relaje o le ayudaremos guiándole con algún ejercicio de relajación.
2- Pídele que describa o exponga el asunto que quiere curar o tratar.
3- Pídele que cierre los ojos y se concentre en ese asunto.
Pregúntale: “Si este problema estuviera localizado en alguna parte de tu cuerpo, ¿cuál sería?”. Si tiene dificultad en localizar el área del cuerpo donde se ubica, dile que haga una suposición, con la idea de que no hay error, que lo que surja será lo correcto.
4- Pídele ahora que se concentre en el área que ha elegido. Dale el tiempo que necesite (recuerda que cada persona es distinta y tenemos distintos ritmos). Pregúntale: “Si este problema tuviera una forma, ¿qué forma tendría?”
Es importante que le asigne una forma, así será más fácil después ver como ha menguado o desaparecido.
5- Repite el paso anterior preguntándole por el color, la textura, el peso y el sonido, para que tenga una imagen clara de esta “energía negativa”. Si no puede contestar alguna de ellas, sigue con las otras definiciones. Puedes añadir otras que creas conveniente, siempre y cuando sirva para delimitar el problema o asunto.
6- Dile al paciente que vas a enviar este problema hacia arriba, a Dios o  al Poder Superior. Pídele que se concentre en la forma y medite en deshacerse de ella y liberarla. Dile que debe estar dispuesto a aprender cualquier lección o recibir cualquier información relacionada con el proceso de curación.
7- Colócate detrás de esta persona y dibuja el símbolo del Maestro Usui en ambas manos y palmea uniéndolas tres veces, repitiendo el mantra, para ti mismo, tres veces.
Haz lo mismo con el símbolo del poder.
Dibuja este último símbolo enfrente de tu cuerpo para tu protección.
Dibújalo, también, sobre tu corazón y el chakra de la corona, para abrirlos.
8- Extiende tus dedos de Reiki tirando de ellos sobre tus dedos físicos e imagina que estás tirando de ellos y extendiéndolos en el aire alrededor de 15 ó 20 centímetros. Según estás tirando de tus dedos, respira a través de tus labios medio cerrados para que puedas oír el fluido del aire. Haz esto tres veces. Luego palmea los extremos de tus dedos extendidos e imagina que puedes sentirlos. Dibuja el símbolo del Poder al final de cada uno de los dedos. Hazlo con ambas manos. Mueve tus manos alrededor imaginado que puedes sentir los dedos extendidos y el poder que contienen.
Otra opción es dejar los dedos de ambas manos colgando y visualizas como se van alargando hasta llegar a los 15 ó 20 centímetros.
9- Haz una oración, en voz alta o en tu interior, pidiendo que la sanación sea posible dentro de la sabiduría y el amor que proporciona la energía Reiki y que sirva para el mayor bien de los seres implicados.
10- Dibuja el símbolo del Poder en la zona donde está localizado el bloqueo.
11- Es conveniente, mientras trabajas, que utilices una posición de poder.
Visualiza como tus dedos extendidos penetran en el cuerpo de la persona,  alcanzan la forma de la energía negativa y la arrancan, sacándola y la envías hacia arriba, hacia el cielo, hacia Dios.
Pon en este empeño toda tu intención física, emocional, mental y espiritual... toda la fuerza de tu Ser.
Es posible que seas capaz de ver o sentir esta energía; si es así utiliza esto para guiarte.
12- Utiliza la respiración de forma audible a través de tus labios parcialmente cerrados.
Cuando envíes la energía hacia arriba, realiza una inspiración fuerte y vigorosa. Visualiza que estás respirando con las manos y no con los pulmones: de esta forma evitas que esta energía entre en ti.
Expira a través de tus labios, parcialmente cerrados, provocando un sonido audible.
13- Sigue con el proceso anterior durante varios minutos. Sentirás un cambio en el área, lo que significa que estás realizando progresos. Sigue tirando de diferentes ángulos y lados de la zona.
Deja que la zona que está siendo curada te hable y te guíe.
14- Pregúntale a la persona como se siente y que siente con respecto a la “energía negativa”. Si no ha desaparecido por completo continúa con los puntos 12 y 13 unos minutos más hasta que sintáis que ha desaparecido por completo.
15- Si después de estos pasos esta energía no ha desaparecido, tendrás que comunicarte con la zona para encontrar la lección o lo que necesita ser curado: dibuja el símbolo Mental / Emocional en el área que estás tratando, deja tus manos ahí y háblale pidiéndole recibir guía por parte suya. Pregúntale si hay una lección que deba ser aprendida para poder liberar la “energía negativa”.
Pídele a la persona que se concentre en esta zona y diga cualquier cosa que venga a su mente, incluso si suena o parece tonta o ilógica, o si es algo embarazoso. Tú también puedes decir lo que venga a tu mente.
16- Usa la guía que recibas. Algunas veces esto se puede hacer en la misma sesión con cosas tales como perdonar a alguien o recibir amor. Otras veces es algo que debe continuarse después de la sesión.
17- Continúa con más cirugía psíquica y pídele que te vaya informando de sus sensaciones.
18- Algunas veces toda la “energía negativa” se libera en la sesión, y en otras ocasiones el proceso de liberación continúa por sí mismo durante varias horas o días.
19- Esta zona debe tratarse, posteriormente, con Reiki. Se usa el símbolo del Poder para sellar el tratamiento.
20- Da un golpe de kárate en el aire entre tú y el paciente para que se rompa la conexión entre ambos.
Retrae tus dedos de Reiki empujándolos mientras soplas por la boca.
21º.- Es conveniente lavarse las manos después de realizar la cirugía psíquica.
22º.- Continuar con un tratamiento completo de Reiki.

Aunque este proceso parece largo, puedes dividirlo en cuatro partes:
1ª. – Preguntas al paciente (pasos 1 a 6)
2ª.- Preparación (pasos 7 a 10)
3ª.- Cirugía psíquica (pasos 10 a 19)
4ª.- Terminación del proceso (pasos 20 a 22)


El que se ocupa demasiado en hacer el bien, no tiene tiempo de ser bueno.



MEDITACIÓN REIKI

Es conveniente practicarla todos los días una vez como mínimo. Si es posible se hará por la mañana. Es una meditación muy poderosa, que combina los valores de otros tipos de meditación con el poder curativo de Reiki.

Nos provoca una mayor claridad mental, relajación física, mejora la capacidad de visualizar, refuerza la capacidad curativa y nos ayuda a ampliar la conciencia.

Tiene una segunda parte que es la consecución de metas.

Cuando practicamos esta meditación se crea una tendencia a rodear todas las áreas problemáticas de nuestra vida con una suave bruma blanca.

Primera parte 

1- Siéntate cómodamente y en silencio. Pon las manos sobre tus piernas. Respira profundamente y mantén los ojos cerrados. Piensa en Reiki.

2- Con tu mano dominante, y los dedos unidos, dibuja frente a ti el símbolo de Maestría de Usui, visualizando una luz blanca o violeta que sale del dedo corazón.
3- Retén la imagen del símbolo frente a ti, un máximo de 10 minutos. Repite el mantra 3 veces, en voz alta si estás solo o en silencio si estás acompañado. Cada vez que tu mente “se vaya” a otro sitio, sé consciente de ello y vuelve a la imagen frente a ti. No te preocupes si ocurre esto: la práctica trae la perfección.
Si no puedes visualizar, dibuja el símbolo sobre un pedazo de papel y enfócate en él con los ojos abiertos. Al rato cierra los ojos e intenta verlo frente a ti.
4-Terminada la meditación en este símbolo, imagínalo elevándose hasta un campo de luz sobre ti y vuelve, luego, la visión al frente.
5- Repite los pasos 2 a 4 con los símbolos de Poder, Mental-Emocional y el de Curación a Distancia.
Segunda parte 
6- Expresa tu meta, aquello que quieres conseguir, en voz alta, o en silencio. Crea una imagen en tu mente de la meta realizada y visualiza los cuatro simbolos de Reiki a su alrededor.
Retén esta imagen durante unos minutos sintiendo que has logrado el objetivo previsto.
Si no puedes visualizar, plasma en un papel la meta propuesta y dibuja a su alrededor los símbolos Reiki. Sostenlo frente a ti unos minutos e imagina que está rodeado de luz.
Di en voz alta o en silencio la siguiente frase (creyendo firmemente en ella): “Si esto es posible dentro de la Sabiduría y el Amor, que así sea”.
Envía la imagen con los símbolos al campo de luz que está encima de ti, sintiendo que está realizado.
Cree que esto es verdad y luego libéralo completamente de tu atención consciente.
(Si tienes una parrilla de cristales, este es un buen momento para cargar el cristal maestro, para ello lo habrás estado sosteniendo bajo tu mano derecha durante la meditación. Ponlo entre tus manos y canaliza Reiki hacia él, proyecta los cuatro símbolos en él).
7- Coloca tu lengua en el paladar y concéntrate en la zona justo detrás del ombligo. Dibuja el símbolo del Poder frente a ti de forma que la espiral quede justo debajo del ombligo. Palmea ligeramente tu estómago tres veces, y repite el nombre del símbolo de Poder tres veces. Retén tu atención en este punto varios minutos: así cualquier exceso de energía creado se acumulará en el segundo chakra.
8- Mientras respiras lenta y profundamente, abre los ojos lentamente.




El Tao eternamente sin nombre es el bloque intallado que, aunque pequeño, nada en el mundo puede sojuzgar.


PARRILLA DE REIKI (HEXÁGONO DE SANACIÓN)

¿Qué es?
La parrilla de Reiki es un grupo compuesto por ocho cristales (permite que tu intuición te guie a ellos), dispuesto en una forma determinada, que van a ser utilizados para seguir transmitiendo energía de forma continua durante 48 horas o más. Esta energía puede ser utilizada para curar, proteger  o conseguir una meta.

Limpieza:
Deben limpiarse, antes de ser usados, colocándolos en agua de mar o agua salda durante 24 horas. Cuando están dentro del agua haz una oración pidiendo que sean purificados para sus más altos propósitos espirituales. Puedes sintonizarlos a las energías creativas de la tierra: el sol y la luna, colocándolos en un lugar donde reciban la luz de la luna llena y del sol durante 3 días (la punta, si la tienen, debe estar dirigida hacia arriba. Cuando los sitúes en ese lugar haz la oración pertinente, pidiendo que las fuerzas creativas de la tierra, sol y luna te asistan en tu más alto propósito espiritual.

Colocación:
Busca un lugar al que sólo tú tengas acceso, o al menos un lugar reservado.

Elige uno de los cristales, el que te parezca más fuerte y sea el más yang. Este será el que utilices como cristal maestro para cargar energía.

Seis cristales serán puestos de forma equidistante, aproximadamente unos 12 centímetros del centro, formando un hexágono. El séptimo se colocará en el centro de esta figura señalando a uno de los anteriores. Este último puede ser de forma piramidal o esférica.

Juega con la composición hasta que la sientas correcta.

La fotografía:
Toma una fotografía tuya, firma al dorso. Dibuja los 4 símbolos con su nombre. Incluye una afirmación de poder como, por ejemplo:
“Estoy perfectamente protegido-a y curado-a, en todos los niveles de mi ser, y mi mayor propósito espiritual se ha realizado completamente”.
“Permito que el amor y la sabiduría me protejan, me curen y me den el poder de realizar mi más alto propósito espiritual”.
“Me permito curarme para que mis energías de Reiki se vuelvan más y más fuertes.

Cargar los cristales:
Una vez purificados, sabiendo donde colocarlos, teniendo preparada vuestra fotografía, vamos a proceder a cargar la parrilla de Reiki.
1º.- Coge cada uno de los cristales que conforman la parrilla y cárgalo con Reiki, al menos durante 10 minutos, cada uno de ellos.
2º.- Mientras cargáis los cristales, pedid a todos aquellos Seres que trabajan con vosotros-as de forma habitual, que os ayuden en el trabajo que estáis haciendo.
Cuando hagáis el curso de Maestría podréis realizar una sintonización para conseguir una mayor frecuencia energética.
3º.- Cuando cargas un cristal devuélvelo a su posición. No los muevas por que hace que se debilite la conexión energética.
4º.- Cuando hayas cargado todos los cristales, coge el cristal maestro y cárgalo siguiendo las indicaciones anteriores. Este es el cristal que vamos a utilizar para mantener cargado el hexágono.
5º.- Cuando terminas de cargar el cristal maestro, antes de llevarlo a su emplazamiento, sujétalo con tu mano derecha (imagina que la parrilla es una tarta y vas a dividirla en 6 pedazos. El cristal maestro sería el cuchillo), y comienza a dibujar la figura, desde el centro hacia uno de los vértices, sigue moviendo la mano en dirección contraria a las agujas del reloj, hacia el próximo cristal exterior y del vuelta al centro. Desde aquí vuelve al cristal anterior y vete al siguiente cristal exterior, en sentido contrario de las agujas del reloj. Continúa hasta recorrer todos los cristales.
6º.- Mientras realizas esta operación de carga, pronuncia una afirmación de poder.
7º.- Medita con tu cristal maestro cada día y úsalo para cargar la parrilla. Si no puedes o te olvidas un día o dos, no importa, la parrilla se mantendrá activada. Es conveniente que trabajes con ella regularmente.
8º.- Si tienes que enviar Reiki a alguien, o conseguir una meta u objetivo, escríbelo en un papel y dibuja los 4 símbolos de Reiki. Hazle Reiki durante un rato y colócalo, luego, dentro de la parrilla.



















El Tao del Cielo es beneficiar sin dañar. El Tao del Sabio es actuar sin dañar.


EL ANTAHKARANA

Este símbolo representa la conexión entre la mente física y el Ser Superior.
Es necesario trabajar, y sanar, esta conexión si queremos crecer espiritualmente.
Se activa siempre que estés en su presencia, actuando sobre el aura y los chakras. Cuando trabajamos en sanación, intensifica, enfoca y profundiza el efecto de las acciones de las energías de curación. Cuando lo utilizamos para  meditar, ayuda a crear la órbita microcósmica. Sirve para eliminar la energía “negativa” que los cristales puedan haber absorbido.

Utilízalo siempre que hagas una terapia, colocándolo debajo de la camilla, de la silla, en la pared, en tu cuerpo...

Meditación con el Antahkarana:
Relaja la mirada, los ojos. Mira fijamente la imagen del antahkarana (fíjalo a la pared con cinta adhesiva) e intenta dejar la mente sin pensamientos.
Con la práctica diaria podrás observar variaciones, o que se desvanece, o desaparece: está bien, ya que indica que has entrado en un nivel de meditación más profundo. No permitas que esto te distraiga.
Tienes dos opciones:
1º.- Mirarlo fijamente unos minutos y cerrar los ojos.
2º.- Mirarlo fijamente sin cerrar los ojos
Si es posible, medita a diario con el símbolo entre 10 y 30 minutos: recibirás, a cambio, claridad mental, paz  y seguridad.


Tipos de Antahkarana:

El gran símbolo único es más femenino y crea una curación de una forma más suave.


Símbolo único femenino








El símbolo único pequeño es más masculino y por lo tanto más directo, enfocado y penetrante.






















Símbolo único masculino

Prueba con ambos y utiliza aquél con el que te sientas más cómodo.



Variaciones:
 La Cruz Cósmica se compone de siete símbolos cruzándose unos con otros. Purifica tu energía y se utiliza para abrir el corazón.





                                      Cruz Cósmica




La parrilla está formada por dieciséis símbolos en un cuadrado. Ayuda a eliminar bloqueos y hace que fluya la energía estancada. Puede difuminar la energía, por lo que es conveniente trabajar, después de utilizarlo, con el símbolo masculino para ayudarte a estar centrado-a y que no pierdas la sensación de arraigo.

Parrilla o símbolo múltiple



























Tus problemas son reflejos de las lecciones que necesitas aprender.


LA ÓRBITA MICROCÓSMICA


La órbita microcósmica no pertenece a este tercer nivel, pero es necesaria conocerla y dominarla para poder hacer las iniciaciones que se aprenden con el curso de Maestría.
Es un técnica para quel la energía fluya en un circuito corporal, y ha sido practicada durante siglos por los taoistas.
Es una meditación en sí misma. Una meditación activa, ya que visualizamos la energía circulando por los canales funcional (parte delantera del cuerpo: desde el paladar al perineo) y gobernante (parte dorsal) y tiene múltiples beneficios, ya que al activar la circulación, conseguimos activar los puntos de acupuntura que hay en estos canales, generando energía y distribuyéndola por todo el cuerpo.

Empieza y termina en el ombligo.

Concéntrate en la zona del ombligo hasta que sientas algo: cosquilleo, corriente, calor, etc. Cualquier sensación que te haga reconocer que la energía se está acumulando en esa zona.

Cuando sientes que se ha  acumulado la energía necesaria hazla bajar, en línea recta hacia el perineo o Hui-Yin (es el punto que se encuentra entre los genitales y el ano; ha de permanecer durante toda esta meditación contraído de forma leve para que la energía no se vaya hacia las piernas).

Desde el perineo sube hasta el sacro. Concéntrala ahí porque en el sacro hay una bomba que la impulsará hacia la nuca, por toda la columna vertebral (canal gobernante)

Sigue impulsándola hacia arriba, hasta el chakra corona y el tercer ojo.

Hay otra bomba que impulsa la energía en la parte superior de la columna vertebral.

Desde el tercer ojo tienes que bajarla, a través de la nariz y el paladar hasta la garganta, y desde aquí en línea recta hacia abajo (canal funcional), llevarla hasta el ombligo.


Recuerda que la energía te obedece, así cuando notes que te cuesta hacerla fluir, concéntrate en el siguiente punto donde quieres que vaya.

No dejes que se acumule en ninguno de los puntos que componen los canales, ya que un exceso de energía puede provocar molestias, dolores, etc.

Si a lo largo de la meditación notas algún tipo de molestia o tienes alguna visión  o experiencias similares, ignóralas: concéntrate en la circulación de la energía.

Este proceso puede ser difícil de conseguir al principio, pero con una práctica constante lo dominarás en poco tiempo. Es importante al principio que te centres en abrir los canales y no tener prisa por completar el circuito. Si cuando llegues a la cabeza notas que te cuesta continuar por el canal funcional, puedes hacer regresar la energía por el canal gobernante (es mejor esto que dejar que se acumule en la zona de la cabeza)

Tómate tiempo con la práctica hasta que consigas llevar la energía desde el perineo hasta el paladar (canal gobernante) con una inspiración, y bajarla desde el paladar hasta el perineo con una exhalación.

Para terminar lleva toda la energía que has hecho circular hasta la zona del ombligo con el objeto de guardarla en el Dan -Tien o Hara (segundo chakra). Aquí actuaremos de forma distinta si somos hombre o mujer.

Hombre: haremos circular la energía en la zona del ombligo 36 giros en sentido de las agujas del reloj y 24 giros en sentido contrario.
Mujer: haremos circular la energía en la zona del ombligo 36 giros en sentido contrario a las agujas del reloj y 24 giros en el sentido de las agujas.

Tanto unos como otros sentiremos o visualizaremos que la energía se va guardando en este chakra.

Cuando termines, frótate la cara, las orejas, cuello, torso, brazos y piernas.





Todo es necesario, y todo pasa.


LOS CINCO PRINCIPIOS DE REIKI


No está de más, recordar los cinco principios que vimos con el primer nivel. Ahora, recuerda, debes incorporarlos con más fuerza en tu vida. No te preocupes si un día los olvidas y caes en uno de ellos. Se consciente de tu compromiso y vuelve a intentarlo.


- SÓLO POR HOY NO TE PREOCUPES
- SÓLO POR HOY NO TE IRRITES
- SÓLO POR HOY SE AMABLE CON TODOS LOS QUE TE RODEAN Y RESPETA A TODO SER VIVIENTE
- SÓLO POR HOY REALIZA TU TRABAJO HONRADAMENTE
- SÓLO POR HOY AGRADECE TODOS LOS DONES DE TU VIDA


Ahora tienes un compromiso mayor con Reiki, contigo y con la vida.
Lo maravilloso de Reiki es que es una experiencia de transmisión de amor que te llena y te nutre el alma, es un don que te lleva hacia la compasión y te acerca a todo lo creado, nunca se agota, y puedes utilizarlo para ayudarte y ayudar a los demás



La sonrisa da más luz que la electricidad y cuesta menos.


LA SONRISA INTERIOR

Las emociones negativas son manifestaciones de bloqueos energéticos que producen desequilibrios y disminuyen el nivel de energía de nuestro cuerpo. La sonrisa tiene el poder de transmitir amor y energía positiva, influyendo  en la glándula timo. Por eso la sonrisa interna es un poderoso aliado en la terapia Reiki.  Sonreírnos, aceptarnos como somos y querernos nos ayuda a abrirnos a nosotros-as y a los demás seres que nos rodean, además de aportarnos serenidad, alegría, paz y amor.

Visualizamos mentalmente todas las partes y órganos de nuestro cuerpo, sonriéndoles a cada una de ellas:
Primero sonreímos a nuestros ojos y con ellos a nuestra cabeza, cuello, nariz, orejas, boca, lengua, dientes, piel, cerebro, cuello. Luego sonreímos al tronco, corazón, pulmones, estómago, hígado, riñones, intestinos… y en tercer lugar sonreímos a nuestras extremidades. Por último sonreímos a nuestras glándulas internas y a las glándulas sexuales. Hablamos con todas ellas, les damos las gracias por el trabajo que realizan y las animamos a seguir haciéndolo con armonía.
Nos detenemos especialmente en el corazón y después nos centramos en la boca y movemos la lengua en todas las direcciones para producir saliva, Hacemos el Mula-Bandha, la llave de la garganta y tragamos la saliva acumulada en tres veces sintiendo como la energía de la sonrisa va hacia nuestro estómago y se concentra en el tan-tien.
Finalizamos colocando las manos encima del timo y visualizamos una flor que abre sus pétalos a medida que recibe nuestro amor.



Quien dice la verdad no la esconde, ni jura, ni tiene miedo de equivocarse



Bibliografía

- Libro completo de Reiki
José María Jiménez Solana
- Reiki esencial
Diane Stein
- Diversos apuntes de Reiki de tercer nivel
- Despierta la energía curativa a través del Tao
Mantak Chia
- Reiki
Johnny De’Carli
-Curso completo de Reiki
Tanmaya Honervogt
Editorial EDAF



Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. A. Einstein



SUMARIO

Introducción…….……………………………………. 2
Conexión con la Tierra……………………………..  4
Tercer Nivel…………………………………………    5
Sanación de situaciones pasadas ………………..  8
Cirugía psíquica………………………………….    10
Meditación Reiki …………………………………   14
Parrilla de Reiki ………………………………….  16
El Antahkarana …………………………………   19
La órbita microcósmica  ………………………   24
Los cinco principios de Reiki  ………………..   27
La sonrisa interior……………………………      28
Bibliografía  ……………………………………    29



-TAO TE CHING - 
ALEX FERRARA



Conocer a los hombres es sabiduría. Conocerse a sí mismo es iluminación.
Vencer a los hombres es tener fuerza. Vencerse a sí mismo es tener fortaleza.
Saber contentarse es riqueza. Hacer algo a la fuerza es tener intención.
No descuidar su lugar es perdurar. Morir sin perecer es longevidad.
 







MAESTRÍA DE REIKI




Ningún problema puede ser resuelto por el mismo grado de conciencia que lo creó.  (Albert Einstein)
             

INTRODUCCIÓN

Nos vemos de nuevo en esta etapa que se cierra para comenzar otra nueva, no sé si más o menos importante que la que nos ha traído hasta aquí, pero sí que es distinta. Hoy alcanzas una meta a la que querías llegar: la Maestría de Reiki. Pero en esa meta hay un comienzo, un nuevo camino, una nueva forma de ver y vivir la vida, una nueva forma de aprender, un compromiso diario y una mayor responsabilidad sobre tu vida y la Vida que hay a tu  alrededor.
La Maestría de Reiki conlleva abrir tu corazón al amor incondicional, y ya sabes lo que eso significa, dar sin esperar nada a cambio,  aceptarte, respetarte y aceptar, respetar y admirar a las demás personas y al mundo que te rodea, observando sin juzgar. Y también incorporar con más fuerza en tu vida los cinco principios  de Mikao Usui, esos que desde el Primer Nivel vamos repasando para tenerlos siempre presentes. ¿Los recuerdas?

-Sólo por hoy no me preocupo.
-Sólo por hoy no me enfado.
-Sólo por hoy soy amable y respeto a todos los seres que me rodean.
-Sólo por hoy realizo mi trabajo honradamente.
-Sólo por hoy agradezco todos los dones de la vida.

Si algún día los olvidas, sé consciente de tu compromiso y vuelve a intentarlo de nuevo. Recuerda que a partir de ahora vas a ser referencia para muchas personas y que debes intentar en cada momento ser una luz que les ayude a iluminar su camino.

Gracias por confiar en mí para iniciarte como Maestro-a de Reiki. Cada sintonización supone una responsabilidad para las dos partes que la realizan, pero la de la Maestría es mayor aún, así que si hoy estamos aquí es porque estamos preparados-as para dar este paso. Gracias de nuevo por elegirme para acompañarte en este momento. Ten presente, por último, que Maestro o Maestra, en Reiki, solo significa que esa persona puede enseñar unos conocimientos que ha aprendido e iniciar en Reiki; no que sea un Maestro-a Espiritual, totalmente iluminado-a.

Al igual que en iniciaciones anteriores, existe un período de 21 días en que los cuerpos físico, mental y emocional van a sufrir una limpieza de aquellas toxinas que no soportan el nuevo nivel vibracional. Ayúdate con una dieta sana e intenta eliminar todo aquello que pueda perjudicarte en cualquiera de los niveles citados. Reiki te ayudará en aquello que tu nivel de vibración necesite, a cada persona le ayuda de forma diferente. Lo importante es saber escuchar a tu corazón o a tu intuición: ¡nadie mejor que tú sabe lo que necesitas!


El hacha pidió al árbol madera para su mango, y el árbol se la dio (R. Tagore)


EL PERDÓN

Recuerda lo que en el segundo nivel de Reiki hablábamos sobre el perdón, sobre la necesidad de perdonar a los demás y, por encima de todo, aprender a perdonarnos. Es necesario limpiarnos de todas aquellas cargas emocionales que nos impiden avanzar… para ello es necesario utilizar el poder del perdón.
El perdón es una virtud humana en la que no nos prodigamos, ya que muchas veces decimos: “perdono, pero no olvido”, y guardamos en nuestro interior un resto de rencor, que nos va  carcomiendo lentamente. Es importante al perdonar que olvidemos el agravio que para nosotros-as supuso la actuación de otras personas y también que recordemos la lección aprendida. Y  a partir de ahora es más importante aún que estas situaciones no vuelvan a producirse, ya que la necesidad de perdonar surge cuando nos sentimos ofendidos, cuando juzgamos a las personas considerando si lo que han hecho está bien o mal, sin darnos cuenta de que la mayoría de las ocasiones hacemos nuestros juicios basándonos en la educación que hemos recibido, en la civilización en la que hemos nacido, en las costumbres, en las normas y leyes que nos rodean … Si conseguimos observar lo que ocurre sin caer en el enjuiciamiento, seremos capaces de entender que la otra persona tiene derecho a hacer lo que crea más conveniente en su camino personal. Esto no significa que  estemos de acuerdo, podemos opinar de diferente forma, hacer las cosas de otra manera, pero sin hacer juicios. No es lo mismo decir: “no estoy de acuerdo con lo que haces”, que decir “lo que haces está mal”. La segunda frase implica un juicio que puede traer consigo una ofensa.

Si eres capaz de amar de forma incondicional podrás entender que cada ser humano tenemos nuestro camino que es necesario respetar, que  nadie sabe lo que es mejor o peor para la otra persona por mucho que la ames. Solo así podrás observar sin juzgar, y conseguir que nadie sea capaz de ofenderte.

El perdón nos ayuda a encontrar la bondad en nuestro interior y acercarnos a ella.

Existe un principio importante a la hora de luchar contra las ofensas: “Si es verdad no tengo por qué ofenderme. Si es mentira no tengo por qué ofenderme”.


Teoría es cuando se sabe todo y nada funciona. Práctica es cuando todo funciona y nadie sabe por qué.


SINTONIZACIONES

Contracción del punto Hui Yin

Para dar las sintonizaciones de Reiki, es necesaria la contracción muscular del punto Hui Yin que está situado entre el ano y los genitales. Cuando se dan las sintonizaciones, un tipo especial de energía de alta frecuencia entra en tu sistema y pasa a través del punto Hui Yin como parte del proceso. Debe ser contraído durante todo el tiempo que estás dando las sintonizaciones para prevenir que la energía se escape por este punto. Por lo tanto, es importante practicar este ejercicio, llamado Mula-Bandha, para reforzar la coordinación y fuerza muscular en esta área.

El Mula-Bandha sirve para fortalecer la raíz de la persona. Consiste en contraer el músculo del esfínter anal. Se contrae primero la parte externa, luego el segundo anillo muscular y por último el elevador del ano, atrayendo así los dos esfínteres anales hacia el interior y hacia arriba. Luego se aprieta cuanto se pueda hasta hacer vibrar la zona anal. Mantener esta contracción al máximo sin respirar durante, al menos, seis segundos. Luego se relaja. Se puede hacer 6 veces seguidas, sin cerrojos. Practícalo también mientras realizas tus actividades diarias, verás que poco a poco es más fácil de realizar.


Cuando tú cambias, el mundo cambia.


Sintonizaciones

La sintonización de Reiki, cualquiera de ellas, te conecta con niveles de consciencia más elevados y con la fuente de  Energía Universal. Es por ello que hay que acercarse con respeto.

Cualquier persona puede recibir las iniciaciones, incluso los niños y niñas que lo pidan.

Cualquier persona puede recibir la iniciación como Maestro-a de Reiki, independientemente de su desarrollo espiritual. La energía Reiki se manifestará igual en todas estas personas. La diferencia estará en su forma de interpretar Reiki y en su experiencia personal

Existen varias técnicas para hacer las iniciaciones o   sintonizaciones. Es indiferente el método usado, ya que todas son igual de eficaces. Existen pequeñas diferencias en el ritual, pero el resultado es el mismo.

Quizás lo más importante de la sintonización es la intención que se pone al hacerla, y la oración que se hace pidiendo ayuda para realizarla. La sintonización se realiza seas capaz o no de visualizar, aunque te saltes alguno de los pasos, aunque creas que no va a ocurrir nada, aunque no sientas nada en especial,… es igual que una sesión de Reiki, automáticamente fluye… y la sintonización se produce. Ésta se divide en cuatro partes y cada una de ellas tiene un propósito distinto. Así en la primera, abrimos el chakra corona del alumno-a y traemos la energía a su aura y a la nuestra. En la segunda parte introducimos la energía en las manos y el cuerpo del alumno-a. En la tercera sellamos el proceso, desconectando a alumno/a-maestro/a y conectándole con la fuente de la energía Reiki. La cuarta parte implica reforzar esa desconexión con nosotros-as  y una bendición para todos-as.

Cómo hacer la sintonización

Busca un lugar amplio. Coloca las sillas en línea recta o en círculo. Puedes hacer las iniciaciones de una en una o grupales.

Asegúrate de que hay espacio suficiente para que puedas moverte con comodidad delante y detrás de las personas que quieren iniciarse.

Pídeles que se sienten con la espalda recta, las  plantas de los pies bien apoyadas en el suelo (a mí personalmente me gusta estar descalza, pero no es necesario), las manos en actitud de oración, y explícales, gráficamente, que deberán subir las manos por encima de la cabeza cuando les toques el hombro izquierdo, aclarándoles que no se preocupen si no lo hacen, que tú te encargarás de subirlas… Puedes realizar una pequeña meditación en ese momento, si lo crees oportuno.

Es importante que reafirmes en tu mente la intención de hacer una sintonización de Reiki, sabiendo cuál de ellas vas a hacer (primer, segundo nivel,…) y el nombre de la persona que la va a recibir. Esto hace que la intención se manifieste de forma clara y una vez que la intención es clara sigue los pasos de cada sintonización y ésta será efectiva.

La diferencia entre una sintonización y otra es los símbolos que vas a introducir en las manos del alumno-a, cuando están encima de la cabeza y cuando tú estás frente a él y abres sus manos. El resto del procedimiento es igual en una que en otra.


El aliento violeta

1º.- Contrae el punto Hui Yin y coloca la lengua en el paladar (parte posterior de los dientes superiores)
2º.- Visualiza una luz o neblina blanca que entra por tu chakra corona, baja por el canal funcional (nariz, lengua, chakras de la parte anterior del cuerpo) hasta el Hui Yin y sube por la columna vertebral (canal gobernante) hasta el centro de la cabeza. Visualiza como tu cabeza se llena por completo de esta luz blanca.
3º.- La luz blanca se convierte poco a poco en azul y comienza a girar en sentido de las agujas del reloj, hasta convertirse en color violeta.
4º.- Dentro de esta luz violeta dibuja, visualizándolo, el símbolo tibetano de la Maestría.
5º.- Sopla sobre el chakra corona del alumno, enviándole este aliento violeta junto con el símbolo de la Maestría tibetano. Visualiza como este símbolo se desplaza hacia la base del cerebro (en las sintonizaciones de curación el símbolo llega hasta el chakra corazón), pronunciando su nombre tres veces.


Tipos de sintonización

Existen dos tipos de sintonización: la que se utiliza para sanar y la que utilizamos para iniciar a otra persona en Reiki. La diferencia entre ambas está en la inserción de los símbolos. Cuando hacemos una sintonización de curación no ponemos los símbolos en las manos del estudiante. En la sintonización de iniciación llevamos los símbolos a la base del cráneo y en la de sanación los transportamos hasta el corazón.



¿Cuántas sintonizaciones podemos hacer a una persona?

Con una sintonización que se haga es suficiente, aunque puede repetirse todas aquellas veces que la persona lo desee. Incluso podemos practicar la sintonización de iniciación con aquellas personas que ya las tengan. Es aconsejable que se pueda repetir la misma iniciación con dos o tres Maestros-as diferentes, ya que los cursos suelen personalizarse, pero la esencia de Reiki es algo que se repite. De esta forma se pueden adquirir conocimientos de las prácticas  y  obtener la esencia de Reiki, que poco a poco  hemos adquirido en los cursos que hemos realizado como alumnos-as.

Existe una tradición que, hasta ahora, se respeta y es que una persona que haya sido iniciada en un nivel de Reiki no tiene que pagar por hacer, otra vez, ese mismo nivel, aunque sea con un Maestro-a diferente.



Distintos tipos de sintonización / iniciación

1º. Sintonización de curación

La sintonización de curación consigue que se transmita energía de alta frecuencia en el cuerpo de la persona que la recibe. Éstas son más poderosas que las que transmitimos en una sesión de Reiki. Debe hacerse en privado, con los ojos de la persona cerrados. Un tratamiento completo podría ser en este orden: sintonización de curación, cirugía psíquica, tratamiento de Reiki. Esta sintonización ayuda a eliminar energías no deseables de su cuerpo y aura, ayudándole a liberarse de los bloqueos energéticos que pueda tener.

Debe existir  una voluntad, por parte de la persona, de querer liberar las energías que le bloquean, y también es conveniente que quiera cambiar su actitud ante aquellos asuntos que está sanando e intentar verlos desde una óptica distinta. Para ello le pediremos que ponga su atención sobre el bloqueo que vamos a trabajar con la intención de liberarse del mismo.

Esta sintonización puede utilizarse, también, para la consecución de metas. Si una persona tiene dificultad para alcanzarla, puede ser que exista algo que necesita sanarse antes de conseguirla: pueden ser sentimientos respecto a esa meta (miedos…).
La persona estará sentada, con la espalda recta, los pies apoyados en el suelo y las manos sobre los muslos. Permanecerá con los ojos cerrados durante toda la sesión y su atención en el propósito de sanación. Puede realizarse una meditación para conectar con las energías de la tierra y el cielo, de manera opcional.

Primera parte

1º.- Le pediremos que nos describa el asunto a tratar, que se centre en el problema o meta a resolver y que lo ubique en el cuerpo. Añadiremos a esa localización una descripción detallada (al igual que en la cirugía psíquica): forma, tamaño, peso, textura, sonido… cualquier otro dato que pueda servir para identificarlo mejor. Si no tiene alguna de las respuestas, no ocurre nada. No es necesario forzarlas.
2º.- Nos colocamos detrás de la persona, y realizamos una oración pidiendo la presencia y ayuda de nuestros guías.
3º.- Realizamos una afirmación de lo que vamos a hacer, por ejemplo: voy a realizar una sintonización de curación a…
4º.- Dibuja el símbolo del maestro Usui y el símbolo del poder en las palmas de tus manos.
5º.- Dibuja el símbolo del poder delante de ti, y en tus chakras tercero a séptimo (plexo solar, corazón, garganta, tercer ojo y corona), para abrirlos a la luz.
6º.- Dibuja frente a ti los seis símbolos de Reiki para que su energía llene la habitación.
7º.- Haz el símbolo de la serpiente de fuego (raku) desde la parte superior de la cabeza de la persona que recibe esta sintonización hasta su sacro, haciendo allí la espiral.
8º.- Pon las manos sobre su cabeza. Cierra los ojos y haz una meditación conectando con su energía.
9º.- Lleva la lengua al paladar. Contrae el punto Hui Yin. Realiza el aliento violeta, llevando el símbolo de la maestría tibetana hasta el chakra corazón del paciente, repitiendo su nombre tres veces. Cuando envíes el aliento violeta, coloca tu mano izquierda junto a su oreja izquierda, sin tocarla,  y con la mano derecha acompaña al símbolo hasta el chakra corazón.
10º.- Dibuja sobre su cabeza el símbolo maestro de Usui y llévalo, al igual que el anterior, hasta el chakra corazón, repitiendo su mantra tres veces. Las manos actúan igual que antes.
11º.- Repite el paso anterior con los símbolos del poder, mental / emocional y de la distancia.

Segunda parte

12º.- Colócate ahora frente a la persona. Dibuja sobre el chakra corona el símbolo de la maestría tibetano. La mano izquierda junto a su oreja derecha, acariciando el aura. La mano derecha guía el símbolo a través de los chakras hasta el plexo solar, repitiendo su mantra tres veces. Toca, suavemente,  con la punta de los dedos la parte superior de la cabeza tres veces.
13º.- Repite el paso anterior con los símbolos maestro de Usui, el símbolo del poder, el símbolo mental/emocional y el de la distancia.
14º.- Ahora soplas, suavemente, desde el plexo solar hasta el chakra corona, volviendo hasta el plexo solar, y subiendo, por último, hasta el chakra corona, de forma suave y continua. Al tiempo que soplas utiliza las manos para guiar la energía, utilizando tu intención en el último movimiento ascendente para que arrastre toda la energía negativa y la lleve hacia arriba para expulsarla completamente. Concéntrate, cuando la lleves hacia arriba,  en la forma o descripción que la persona ha hecho de su problema. La intención es enviar el problema hacia la luz.


Tercera parte

15º.- Pon las manos sobre sus hombros y mira hacia abajo, a través del chakra corona, imaginando que puedes ver dentro del corazón. Visualiza en él una bola suave de color rosa (el color puede variar siendo blanco, verde, lavando o dorado). Coloca en esa bola una afirmación positiva repitiéndola tres veces, con la intención de que sea aceptada por el subconsciente del alumno-a. Puedes utilizar afirmaciones como: “el amor te ha sanado”, o “ahora el Amor, la sabiduría y la fuerza te dan el poder para conseguir tus más altos propósitos espirituales”…
16º.- Coloca tu mano dominante sobre el chakra corazón, en su parte posterior (espalda) y la mano débil sobre  su hombro izquierdo. Repite esta frase u otra que tú quieras construir con el mismo mensaje: “ahora sello perfectamente este proceso de curación con la sabiduría y el Amor de Dios”, mientras visualizas en el chakra corazón una puerta cerrada con el símbolo del poder dibujado sobre ella. Repítelo tres veces. Siente tu intención de cerrar el proceso y siente como se sella y completa.
17º.-  Coloca tus manos sobre sus hombros y siente la bendición de Reiki
Cuarta Parte

18º.- Colócate frente a la persona y pon tus manos al nivel de tu cadera con las palmas de las manos hacia él o ella.
19º.- Inhala y contén la respiración de forma breve, exhalando mientras liberas la presión del punto Hui Yin y la lengua, con la intención que la energía que liberas actúen como una bendición. (Repite estos dos pasos con cada persona.
20º.- Pídele que respire tranquilamente y que después de tomarse el tiempo que necesite, abra los ojos y vuelva al aquí y el ahora.
21º.- Pregúntale si sigue sintiendo en su interior la forma que describió al principio y si sigue ahí que cambios percibe. Puedes continuar con una cirugía psíquica y un tratamiento completo de Reiki


2º. Sintonización de Reiki 1

El alumno o alumna se colocará sentado-a con la espalda recta, los pies apoyados en el suelo, sin cruzar brazos ni piernas, y las manos en actitud de oración.
- Nos colocamos detrás. Realizamos una oración pidiendo la presencia y ayuda de nuestros guías.
- Realizamos una afirmación de lo que vamos a hacer, por ejemplo: voy a realizar una sintonización de primer nivel de Reiki a…
- Dibuja el símbolo del maestro Usui y el símbolo del poder en las palmas de tus manos.
- Dibuja el símbolo del poder delante de ti, y en tus chakras tercero a séptimo (plexo solar, corazón,  garganta, tercer ojo y corona), para abrirlos a la luz.
- Dibuja frente a ti los seis símbolos de Reiki para que su energía llene la habitación.
- Haz el símbolo de la serpiente de fuego (raku) desde la parte superior de la cabeza del paciente hasta su sacro, haciendo allí la espiral.
- Pon las manos sobre su cabeza o sobre sus hombros. Cierra los ojos y haz una meditación conectando con la energía del alumno.
- Lleva la lengua al paladar. Contrae el punto Hui Yin.  Realiza el aliento violeta, visualizando como el símbolo de maestría tibetano sale de dentro de tu cabeza para llegar al chakra corona del alumno-a, repitiendo su nombre tres veces. Cuando envías el aliento violeta, coloca tu mano izquierda junto a su oreja izquierda, sin tocarla,  y con la mano derecha acompaña al símbolo hasta la base del cerebro. Debe coincidir el momento en que terminas de pronunciar el mantra con la instalación del símbolo en su destino.
- Dibuja el símbolo de la maestría de Usui sobre su cabeza mientras repites el mantra tres veces, acompáñalo con tu mano derecha hasta la base del cerebro, coincidiendo el último mantra con la llegada a su destino.
- Repite el paso anterior con los símbolos mental/emocional y el de la distancia.
- Toca el hombro izquierdo del alumno-a para que suba las manos sobre su cabeza, o colócaselas tú.
- Dibuja el símbolo del poder en el aire, sobre sus manos y visualiza, acompañándolo con tu mano derecha, como desciende, atravesando las manos hasta instalarse en la base del cerebro. Repite el mantra tres veces haciendo coincidir la última con la llegada a su destino.
- Baja las manos del alumno acompañándolas hasta el chakra corazón

Segunda parte

- Colócate frente al estudiante, y abre sus manos dejándolas totalmente abiertas y en paralelo, sujetándolas por abajo con tu mano “débil”. Con tu mano dominante, traza el símbolo del poder en el aire, por encima de sus manos. Visualiza, después, como se mueve el símbolo y se inserta dentro de ellas, repite entonces el mantra tres veces y da tres palmadas en las manos del estudiante.
- Une sus manos y llévalas a su chakra corazón, sujetándolas con tus manos. Sopla, suavemente, desde su chakra corazón al del plexo solar, sube hasta el chakra corona y vuelve, de nuevo hasta el plexo y termina en el chakra corazón.

Tercera parte

- Pon tus manos sobre los hombros del alumno-a y mira, a través de su chakra corona, hacia abajo, imaginando que puedes   
verlo todo, hasta el chakra raíz, en la base de la columna vertebral. Visualiza allí una bola de fuego, color rojo. Graba en esa bola (en la mente subconsciente del alumno-a) una afirmación positiva como: “eres una sanador-a de Reiki”, o “el Amor y la Sabiduría  te guían y te dan fuerza en tu utilización del Reiki”, “Ahora Reiki está en ti. Que el Amor y la Sabiduría Divina te guíen en tu camino”…
- Une tus manos, colocando los pulgares en la base del cráneo. Repite esta frase u otra que quieras construir con la misma intención: “yo ahora sello este proceso con el Amor y la Sabiduría Divina” visualizando, al mismo tiempo, una puerta cerrada con el símbolo del poder sobre ella. Mientras lo haces siente que el proceso ha finalizado, poniendo tu intención en ello.
- Pon tus manos sobre los hombros del alumno-a y pide la bendición para él o ella y para ti.

Cuarta parte

 - Colócate frente a la persona y pon tus manos al nivel de tu cadera con las palmas de las manos hacia ella.
- Inhala y contén la respiración de forma breve, exhalando mientras liberas la presión del punto Hui Yin y la lengua, con la intención de que la energía que liberas actúen como una bendición para ella. (Repite los dos últimos pasos con cada uno de los alumnos-as)
- Pídele que respire tranquilamente y que después de tomarse el tiempo que necesite, abra los ojos y vuelva al aquí y el ahora.


3º.  Sintonización de 2º nivel

Se diferencia de la anterior en los símbolos que se introducen en las manos (cuando están sobre la cabeza y cuando las abrimos frente al alumno-a).

Así introduciremos, en este orden, los símbolos: del poder, mental/emocional, de la distancia.


4º. Sintonización de 3º nivel

Igual que el anterior, añadiendo en las manos el símbolo de maestría de Usui.

5º. Sintonización de Maestría de Reiki

Aquí colocamos los seis símbolos: el del poder, mental/emocional, distancia, maestría de Usui, maestría tibetano y Raku o serpiente de fuego.

Pero hay una pequeña variante en el punto 8º. Cuando hacemos el aliento violeta, ya tenemos las manos del alumno-a sobre la cabeza y el aliento lo enviamos hacia las manos, acompañando el símbolo al igual que en otras ocasiones. El resto de los símbolos se hace igual: los dibujamos sobre las manos y los acompañamos a la base del cerebro.

El resto del proceso es igual a los anteriores, salvo que utilizamos todos los símbolos


6º. Autosintonización

Puedes hacerte sintonizaciones, bien de iniciación o de sanación.

Recuerda que lo más importante es tu intención, así que ponla para que la sintonización se realice correctamente.

Puedes utilizar tus piernas. Por ejemplo tu rodilla y muslo izquierdos pueden representar la parte posterior de tu cuerpo, siendo la rodilla la cabeza y el muslo el torso. La pierna derecha puede ser tu parte frontal. Tu mano débil (la izquierda si eres diestro) puede representa ambas manos.

Otra forma de realizar una sintonización a uno mismo es utilizando una almohada o un peluche o, incluso, visualizándote  sentado-a en una silla.

7º. Sintonización a distancia

Puedes hacer sintonizaciones a distancia, bien de sanación o de iniciación (en este caso puedes enviar el mismo grado de iniciación que ya tiene la persona).

El método es igual que el anterior, utilizando al principio el símbolo de la distancia. Para solventar el problema de las manos puedes dibujarlas en un papel. Recuerda que la intención es lo más importante del proceso.


Otra forma de hacer una sintonización:


Antes de recibir a las personas, prepararemos la sala y meditaremos unos minutos haciéndonos reiki en nuestro chakra corazón.
Antes del ritual dejaremos al alumnado haciendo una breve concienciación en silencio y volveremos a preparar la habitación de la siguiente manera:

Preparación del maestro-a y de la sala:

Para limpiar y proteger la habitación (también en lugares al aire libre) trazaremos el símbolo CHO-KU-REI en todos los rincones, en las paredes y uno grande en el suelo, después elevaremos los brazos con “el intento” (como dicen los chamanes) de que salgan por el techo todas las energías indeseables y lo sellaremos con otro CHO-KU-REI (Cada vez que hagamos el símbolo lo invocaremos tres veces).
Seguidamente pintaremos en el aire un gran DAI-KO-MIO tradicional y lo sellaremos con un gran CHO-KU-REI, con sus correspondientes invocaciones. También podemos seguir haciendo los demás símbolos, pero esto es optativo. Después nos pintaremos un DAI-KO-MIO tradicional en cada mano y de nuevo lo sellaremos con el CHO-KU-REI.
Una vez que estemos sintonizados y concentrados en el tipo de ritual que vamos a llevar a cabo, invocaremos con una oración a nuestros guías y a los guías de cada alumno o alumna, pidiéndoles que nos ayuden en el proceso. Este último paso es muy personal y las oraciones dependen de cada maestra-o.

Las Iniciaciones:

Podemos hacerlas en grupo, con las personas formando un círculo y con un espacio amplio para pasar nosotros-as por delante y por detrás de cada una de ellas y también podemos hacerlas individualmente. Puedes poner una ofrenda en el suelo: flores, algún objeto que para ti tenga un significado especial… Déjate guiar por tu voz interna y tu corazón y ofrece tu mensaje al Espíritu con tus propios signos.
Pedimos a la persona que va a recibir la iniciación que se siente cómodamente delante de nuestra ofrenda, con la espalda recta y las manos en posición de oración, a la altura del chakra corazón y que con los ojos cerrados medite sobre lo que espera del Reiki, también puede pedir cualquier cosa, material o espiritual, que a través del potente chorro de energía que se da en las iniciaciones, puede hacerse realidad.
Nos situamos detrás del alumno-a y tocamos sus hombros para sintonizar con su energía. Si colocamos la lengua en contacto con el paladar facilitamos mucho la circulación de energía. Acto seguido, con un movimiento seguro, trazamos el RAKU desde la cabeza hasta la base  de la columna, invocándolo tres veces mentalmente y metiéndonos en su aura como si estuviésemos traspasando una puerta. También podemos trazar el RAKU no tradicional para abrir todos los chakras, pero esto es optativo.
A continuación, abriremos nuestras manos encima de su cabeza, con nuestra mano izquierda junto a su oreja izquierda, sin tocarla, y con la mano derecha sobre su chakra corona trazaremos el DAI-KO-MYO no tradicional, y soplaremos sobre su cabeza invocándolo tres veces y “viendo” como el soplo baja suavemente desde su corona hasta la  base de su cráneo, guiado por nuestra mano. Cogemos sus manos juntas y las subimos encima de su cabeza. Cuando estén sobre su chakra corona trazaremos los símbolos que correspondan y guiando cada uno con la mano derecha, los alojaremos también en la base del cráneo, repitiendo tres veces sus nombres. Entonces tomaremos sus manos entre las nuestras encima de su cabeza y soplaremos sobre ellas y sobre su chakra corona, volviendo después a colocarle las manos en el pecho en posición de orar.
Ahora, por delante, abriremos sus manos extendidas con las palmas hacia arriba y colocando nuestra mano débil debajo de las suyas trazaremos los símbolos correspondientes con nuestra mano dominante, invocándolos tres veces y tocando sus palmas tres veces, como si los introdujésemos en sus manos.
Volvemos a colocar sus manos en el pecho y soplamos sobre ellas, luego hacia abajo, al chakra del Hara (unos centímetros por debajo del ombligo), de nuevo hacia arriba al chakra corona, volviendo después a soplar en las manos, que siguen en posición de oración junto al corazón.
De nuevo por detrás formaremos un triángulo con nuestros índices y nuestros pulgares en la base de su cráneo, “viendo” toda la luz que hay dentro con los símbolos que hemos insertado, y con un movimiento seguro, como si estuviéramos cerrando una puerta con llave, decimos una frase mentalmente que exprese que estamos cerrando el proceso. Por ejemplo: “Yo sello este proceso con todo el Amor de Dios, Padre-Madre…” De nuevo cada maestro-a debe ser creativo-a  en sus decretos, pues cuando decimos una frase significativa para nosotros-as, ponemos mucha más fuerza en el “intento”.
Ahora todo queda detrás de esa puerta. Salimos de su aura dando un paso atrás  y la cerramos con el RAKU tradicional a lo largo de su columna, expresándole que ya está iniciado-a en el nivel que corresponda.
En este punto, hay quien toca los pies de sus alumnos-as, da un abrazo, un beso… de nuevo, cada quien que sea fiel a sí mismo-a.

Diferencia entre las sintonizaciones:
-En el primer nivel solo entra el CHO-KU-REI.
-En el segundo nivel CHO-KU-REI, SEI-HE-KI y HON-SHA-ZE-SHO-NEN
- En el tercer nivel: CHO-KU-REI, SEI-HE-KI, HON-SHA-ZE-SHO-NEN Y DAI-KO-MYO tradicional (por este orden)
-En la Maestría: CHO-KU-REI, SEI-HE-KI, HON-SHA-ZE-SHO-NEN, DAI-KO-MYO tradicional, DAI-KO-MYO no tradicional, RAKU tradicional y RAKU no tradicional (por este orden).

Otra diferencia es que el ritual para el primer nivel se hace partido en dos, tres o cuatro veces, dependiendo del maestro-a y de las circunstancias, para que el principiante vaya asimilando su iniciación, aunque también se puede hacer como los demás niveles, de una vez.
Debemos procurar adaptarnos a las personas y situaciones, así la energía fluye mejor.


SÍMBOLOS

Símbolo Maestría Tibetano DAI KO MYO

Este símbolo se utiliza en las sintonizaciones





Es una espiral de tres revoluciones en el sentido de las agujas del reloj que contiene el símbolo del rayo dentro de su parte superior. A la espiral en este sentido se le atribuye el poder de concentrar la energía en su centro.
Se utiliza para manifestar la energía ilimitada. Sus niveles de energía y sanación son mucho más altos al vibrar a mayor frecuencia que el CHO-KU-REI.
Lo utilizaremos siempre  en el chakra coronario para hacer iniciaciones, ya que abre, ilumina, protege y nos permite una conexión inmediata entre el yo físico y el yo superior. A través del DAI-KO-MYO podemos tratar con los seres de luz de los planos superiores y bajar una gran cantidad de energía Reiki.
Este símbolo acelera las partículas energéticas de nuestro cuerpo y de todo cuanto nos rodea al tiempo que limpia los canales de transmisión energética.
Este símbolo, al igual que el siguiente se utiliza, solamente, en las sintonizaciones.

RAKU tradicional.




Este símbolo se utiliza con el objeto de “abrir” la columna vertebral para recibir la luz y la energía que se transmite en las  sintonizaciones.
Tiene la forma de un rayo o relámpago, portadores de la energía celeste y del fuego que con su fuerza expansiva abre el aura del receptor como una flor para recibir la sintonización.
Se traza por detrás de la persona a lo largo de la columna vertebral


  RAKU no tradicional


Este símbolo es conocido también como la serpiente de fuego ondulada. Se usa para abrir los chakras, por eso se traza realizando siete curvas, una por cada chakra, finalizando en una semi-espiral que simboliza a la Kundalini
Podemos agregarlo después de abrir el aura con el RAKU tradicional.

Podemos visualizar los símbolos en colores. El color asociado a la sanación por excelencia es el dorado, que es el color del sol, de la energía.
Cada uno de los colores nos ayuda con su vibración a sanarnos.
El violeta, color de la amatista nos purifica, calma y libera.
El verde es el color de la sanación y de la vida. Nos ayuda a encontrar nuestro espacio interior, nos limpia y centra.
El rosa es sedante y nos transmite paz y amor.
El azul es un color muy espiritual que nos protege, nos da paz y visión interior.
El blanco trae luz, renueva y limpia.
El rojo nos conecta con la Tierra, revitaliza y protege.
El amarillo disuelve nuestros miedos y nos ayuda a brillar.
El naranja nos aporta conocimiento y nos ayuda en temas familiares.
El turquesa favorece la comunicación creativa del corazón.
El magenta oscuro favorece la compasión.




MEDITACIÓN

Es conveniente practicarla todos los días una vez como mínimo. Si es posible se hará por la mañana (si no lo es, puedes hacerla cuando te convenga).
 Es una meditación muy poderosa, que combina los valores de otros tipos de meditación con el poder curativo de Reiki.
Nos provoca una mayor claridad mental, relajación física, mejora la capacidad de visualizar, refuerza la capacidad curativa y nos ayuda a ampliar la conciencia.
Tiene una segunda parte que es la consecución de metas.
Cuando practicamos esta meditación se crea una tendencia a rodear todas las áreas problemáticas de nuestra vida con una suave bruma blanca.
Cuando hagas esta meditación  puedes poner el Antahkarana bajo tus pies.
Comienza con una sintonización de curación de Reiki.

Primera parte

- Siéntate cómodamente y en silencio. Pon las manos sobre tus piernas. Respira profundamente y mantén los ojos cerrados. Piensa en Reiki.
-  Con tu mano dominante, y los dedos unidos, dibuja frente a ti el símbolo de Maestría de Usui, visualizando una luz blanca o violeta que sale del dedo corazón.
- Retén la imagen del símbolo frente a ti, un máximo de 10 minutos[2]. Repite el mantra 3 veces, en voz alta si estás solo o en silencio si estás acompañado. Cada vez que tu mente “se vaya” a otro sitio, sé consciente de ello y vuelve a la imagen frente a ti.
Si no puedes visualizar, dibuja el símbolo sobre un pedazo de papel y enfócate en él con los ojos abiertos. Al rato cierra los ojos e intenta verlo frente a ti.
- Terminada la meditación en este símbolo, imagínalo elevándose hasta un campo de luz sobre ti y vuelve, luego, la visión al frente.
- Repite los pasos 2 a 4 con los símbolos de Poder, Mental-Emocional y el de Curación a Distancia.

Segunda parte

-Expresa tu meta, aquello que quieres conseguir, en voz alta o en silencio. Crea una imagen en tu mente de la meta realizada y visualiza los cuatro simbolos de Reiki a su alrededor.
Retén esta imagen durante unos minutos sintiendo que has logrado el objetivo previsto.
Si no puedes visualizar, plasma en un papel la meta propuesta y dibuja a su alrededor los símbolos Reiki. Sostenlo frente a ti unos minutos e imagina que está rodeado de luz.
Di en voz alta o en silencio la siguiente frase (creyendo firmemente en ella): “Si esto es posible dentro de la sabiduría y el Amor Divinos, que así sea”.
Envía la imagen con los símbolos al campo de luz que está encima de ti, sintiendo que está realizado.
Cree que esto es verdad y luego libéralo completamente de tu atención consciente.
(Si tienes una parrilla de cristales, este es un buen momento para cargar el cristal maestro, para ello lo habrás estado sosteniendo bajo tu mano derecha durante la meditación. Ponlo entre tus manos y canaliza Reiki hacia él, proyecta los cuatro símbolos en él).
- Coloca tu lengua en el paladar y concéntrate en la zona justo detrás del ombligo. Dibuja el símbolo del Poder frente a ti de forma que la espiral quede justo debajo del ombligo. Palmea ligeramente tu estómago tres veces, y repite el nombre del símbolo de Poder tres veces. Retén tu atención en este punto varios minutos: así cualquier exceso de energía creado se acumulará en el segundo chakra.
- Mientras respiras lenta y profundamente, abre los ojos lentamente.
 Hasta aquí es igual a la meditación que vimos en el tercer nivel. Puedes continuar, ahora, con la tercera parte.

Tercera parte

- Lleva la lengua al paladar y contrae el punto Hui Yin, suavemente. Dibuja el símbolo del poder en el punto del ombligo y mantén ahí tu atención entre 30 segundos y varios minutos
- Haz lo mismo en los siguientes puntos que se corresponden con los chakras, tanto en la parte anterior como posterior de tu cuerpo (subes por la columna vertebral y bajas por el canal frontal
- Esto hace que se abran los chakras. Ahora haz circular luz blanca por este circuito durante varios minutos, hasta media hora.


Esta meditación es una variación de la Órbita microcósmica taoísta. Puede ayudarte a abrir los chakras y crear un canal limpio para frecuencias más altas, y para que puedan ser asimiladas correctamente.





1.    Punto pituitario
Cuando está abierto, la intuición es más fuerte, la clase de conocimiento es simple y directo, es difícil ser provocado.
Es el punto de la sabiduría y la dirección.
Cuando está cerrado la persona se muestra indecisa, la mente deambula y se encuentra sin dirección.
2.   Garganta
Centro de la comunicación y los sueños.
Si está abierto fluyen ambas.
Si está cerrado la persona se siente encerrada y sin deseos de cambio
3.   Corazón
Centro de la alegría, el respeto y la entrega.
Cuando está abierto siente honor y respeto. Es también el centro del amor incondicional.
Si está cerrado la persona puede sentirse no amada e incapaz de amar y apenado por uno mismo.
4.   Plexo solar
Abierto se siente libre y con capacidad de arriesgarse por uno mismo y los demás.
Cuando está cerrado el sentimiento es de pánico y preocupación.
5.   Ombligo
Si está abierto equilibra y centra a la persona
Cerrado podemos encontrar un comportamiento irritable, molesto y distraído.
6.   Palacio de los ovarios. Palacio del esperma
Cuando está cerrado es difícil disfrutar de la vida. Estás destructivo, negativo y apático.
Si está abierto existe un sentimiento de creatividad y poder personal. Puedes realizar cualquier empresa.
7.   Punto de la glándula pineal
Si está abierto, puedes sentirte guiado por fuerzas superiores.
En una práctica más elevada, puedes cerrar los sentidos y el espíritu puede salir a través de él cuando lo desea.
Si está cerrado encontramos engaños, ilusiones, dolores de cabeza y cambios de humor. Puedes sentirte una víctima y un esclavo.
8.   Punto del cerebelo.
Cuando está abierto proporciona inspiración
Cerrado implica exceso de carga y sensación de ahogo
9.   Punto opuesto a la garganta
Nos permite abrazarnos unos a otros con humanidad. Estás conectado.
Cerrado conlleva rechazo a nosotros mismos, sentimiento de no encajar, cabezonería y parece que nos cargamos con aquello que no es nuestro.
10.               Punto opuesto al corazón
Abierto implica libertad, sentir profundo de la vida. De aquí emanan el perdón y la gratitud.
Cerrado nos da un sentimiento de sobrecarga, desesperanza, melancolía y caos.
11. Punto suprarrenal.
Abierto da vitalidad.
Cerrado da desequilibrio, miedo, sobre todo a que se aprovechen de uno.
12.               Punto del riñón.
Equilibra los dos riñones.
Abierto nos da un sentido de apertura, generosidad, abundancia y amabilidad.
Cuando está cerrado nos transmite un sentido de desequilibrio. Sientes miedo, sobre todo a que se aprovechen de uno.
13.               Sacro
Cuando está abierto tienes el pasado como un recurso. Da equilibrio.
Es el lugar donde se mezclan las energías del cielo, la tierra y la sexual.
Si está cerrado el pasado se convierte en una cárcel y nos surgen miedos inconscientes. Desesperación.

14.               Perineo
Conecta con el alma y la tierra. Tiene relación con la energía terrestre.
Abierto nos da la sensación de estar en tu sitio, consciente y en paz.
Cerrado transmite inseguridad, tensión y soledad. Miedo al cambio.

Ni siquiera la oración imperfecta es inútil, porque nos crea un  hábito saludable.


MEDITACIÓN MAESTRÍA

En esta meditación me conciencio que voy a ir al Templo de los Maestros.

Me visualizo en la isla de Reiki, donde conocí  a mis guías, sentado-a en la playa, junto a ellos. Visualizo, sintiendo, el sol, la arena, el agua, la luz…

Mis guías me impulsan a subir a un monte que hay al final de la playa. Me levanto y me desplazo hacia ese lugar. Me siento muy bien, tranquilo, en paz, lleno de vigor,… el caminar me sienta bien: no siento cansancio alguno. Subo el monte sin esfuerzo… A mi alrededor todo es verde: hierba, árboles,…

Me detengo ante un templo (el de los maestros), majestuoso, formidable,… el aire ahí es más limpio, la luz más brillante, los olores más intensos,… Siento que ya he estado ahí.

Me recibe un ser de luz que destila amor. Me invita a entrar y me guía a través de unos jardines magníficos, llenos de colorido, de sonidos de agua y cantos de pájaros. Todas estas sensaciones entran en mi interior, haciendo que vibre en una frecuencia más alta, sanándome, elevándome,…

Me conduce hasta un túnel de luz violeta y me invita a entrar. Es el Túnel de la Armonía.

Avanzo en el túnel y aparecen las situaciones de mi vida que tienen algún conflicto emocional pendiente de solucionar y las personas con las que he tenido algún tipo de problema que no ha quedado resuelto.

Llego a una cámara abovedada, iluminada con luz violeta y amarilla, donde hay una música armoniosa. Estoy en el centro de la sala y a mi alrededor están todas las situaciones y personas que he visto en el túnel. Están esperando que solucionemos lo que hay pendiente y la única manera de hacerlo es enviarles Amor y Reiki. Así extiendo mis manos con las palmas hacia ellos, siento una gran luz dorada que baja del cielo, entra por mi chakra corona y sale por mi corazón y las palmas de las manos, dirigiéndose hacia cada una de las situaciones  y personas. La luz las envuelve y es como si despertaran de un letargo. Siento como cada una de estas situaciones se va sanando y como surge la armonía.

Sigo por el túnel y al final me espera otro ser de luz que me lleva al Patio de la Depuración. Me coloco en el centro y un rayo de luz dorado baja hasta mí, inundándome, llenando cada una de las células de mi cuerpo. Siento como la luz se va transformando en lo colores del arco iris y siento la frecuencia de cada uno de ellos. Me lleno de la luz de cada uno de ellos, terminando con una luz blanca que me limpia y me llena de energía.

Estoy limpio-a, inmaculado-a,…

Sigo avanzando y llego a una gran sala, donde hay seres de luz que me esperan, que me sonríen, que me llaman por mi nombre,…parece que están celebrando una fiesta en mi honor.

Uno de ellos se acerca hasta mí, me rodea con sus alas de luz en un abrazo. Me llena de su energía sanadora. Ahora me entrega un Símbolo Sagrado y me dice que ya soy Maestro-a de Reiki y que tengo por misión Amar y ayudar a los demás a encontrar el camino a su propia sanación.






Solo me queda, desde aquí, dar las gracias a todas aquellas personas que han estado, que están o que estarán en mi vida por todo su cariño, su ayuda, su apoyo en cada momento. Con todas he aprendido y sigo aprendiendo, cada una me muestra que todo está dentro de mí, que somos espejos donde podemos mirarnos, aceptarnos, respetarnos y valorarnos con amor, porque nada hay fuera de él, todo lo demás son normas que hemos ido aprendiendo y que me hacen crear una imagen distinta a quien soy en esencia, que me acercan o me alejan de lo que siento en mi corazón. 
Para mí, todo el Universo y los seres que lo habitamos, somos energía de amor en continuo crecimiento, cuando hacemos reiki conectamos con esa energía que nos ayuda a liberarnos de las cargas que hemos ido cogiendo en el camino, a “darnos cuenta” de las lecciones que nos ha dado la vida. Puedo avanzar en ella cuando lo que pienso, digo, creo y hago fluye en armonía y va en la misma dirección, pero si no pongo amor en todo ello, va a costarme mucho más trabajo hacer el camino. Solo cuando me “doy cuenta”  integro todo lo que vivo y es cuando realmente aprendo, avanzo y crezco como ser humano.
Que la energía de Reiki te ayude en cada momento a Ser quien realmente eres y que con una lluvia de luz derrame sus bendiciones sobre ti.



Bibliografía

- Libro completo de Reiki
José María Jiménez Solana
- Reiki esencial
Diane Stein
- Distintos apuntes de Maestría Reiki
- Despierta la energía curativa a través del Tao
Mantak Chia
- Reiki
Jonhy D’Carli
-Curso completo de Reiki
Tanmaya Honervoght
Editorial EDAF




4 comentarios:

Mal'ak dijo...

Preciosa información, te doy la enhorabuena por el gran trabajo que has hecho,

Saludos y bendiciones!

SANDRA dijo...

Magnifico trabajo. Soy master reiki desde hace tiempo y ayer precisamente realizando un curso de Reiki II me tome la libertad de apuntar un par de cosas que me parecieron muy interesantes. Muchisimas Gracias.
Un abrazo lleno de luz.

Tere dijo...

Gracias, Mal'ak. Un abrazo

Tere dijo...

Gracias, Sandra. Ahi está y para eso es, para compartirlo. Un abrazo