La vida no es hoy... ni mañana... ni ayer... Es todo eso, unido en un continuo presente. La vida ES. ¿Todo? ¿Nada? Una forma de saberlo es abrir el corazón para aprender a vivirla.

sábado, 9 de octubre de 2010

Meditando



El horizonte se escapa
a través de mis ojos diluidos.
Apenas percibo nada,
solo sombras que se mueven,
figuras de luz y plata
sobre un cielo azul infinito.
Todo es flujo de vida,
movimiento, armonía,
amor sin límites ni medida,
sin control que atrapa
ni silencios que llenar
de palabra vacía.
Todo es música sin sonido,
esferas luminosas
en un océano perdido
en los fondos de la memoria,
grietas que se abren
entre las paredes blancas
de un sueño de vida
que imagino real.
Manos que abren mi corazón
y el color de mi alma
y me sumergen en cascadas
de pétalos de luz,
y me abrazan con sus alas
de viento y susurros
llenas de un ahora
que se escapa a cada momento.
Todo somos nosotros
en un Universo que se abre
más allá de una conciencia
que nada limita,
que nada posee,
que nada otorga
al viajero que pasa
sin pena ni gloria.

2 comentarios:

mariapán dijo...

Joder, pintas la realidad tan así, tan maravillosa que parece ser un efecto secundario de algo "fumao" jejeje... pero, lo mejor, es que sé que ves todo así y, no sabes, cómo me llena de esperanza esto... Seguiré leyéndote, seguiré llenándome de esperanza...¡qué lujo! Besos

Tere A. de R. dijo...

Jajaja. Sin efectos secundarios contraproducentes. Jajaja. Besicos preciosa. ¡Ah! El lujo es mio por verte por estos andurriales compartiendo mi forma de ver la vida. Muask